La actividad del sector privado de la zona euro siguió ralentizándose

0
96

MADRID, 5 Feb. 2019 (Europa Press) – El crecimiento de la actividad del sector privado de la zona euro siguió ralentizándose en enero hasta niveles cada vez más próximos al estancamiento, según el índice compuesto de gerentes de compras (PMI), que bajó a 51 puntos en el primer mes de 2019, frente a los 51,1 de diciembre de 2018, lo que representa la peor lectura del dato en los últimos cinco años y medio y sugiere que «lo peor aún puede estar por llegar» para la economía de la eurozona, donde únicamente España y Alemania, entre las grandes economías, esquivaron la caída en terreno recesivo de la actividad de sus empresas.

«La zona euro comenzó 2019 con resultados modestos, ya que el crecimiento económico se acercó al estancamiento en medio de caídas de la demanda de bienes y servicios», señaló Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, calculando que los datos del PMI sugieren una expansión del PIB de la zona euro del 0,1% en el primer trimestre, frente al 0,2% de los dos últimos trimestres de 2018, lo que supondría el peor dato de crecimiento de la región desde 2013 y provocaría una rebaja del pronóstico anual de crecimiento del 1,5%, moderando a su vez la posición del Banco Central Europeo (BCE).

«La incertidumbre política, tanto mundial como regional, está afectando cada vez más al crecimiento, disminuyendo la demanda e impulsando una mayor aversión al riesgo. Si se añaden las crecientes tensiones del comercio mundial, la incertidumbre del Brexit, las protestas por parte de los ‘chalecos amarillos’ en Francia y la inestabilidad en el sector automotriz, está claro que el entorno empresarial se encuentra en su etapa más difícil desde el apogeo de la crisis de deuda de la región», añadió el experto.

En el caso español, el índice compuesto se situó en enero en 54,5 puntos, su máximo de siete meses y la lectura más alta entre las economías analizadas, mientras en Alemania subió a 521, puntos, su mejor dato en dos meses. Por contra, la actividad privada en Italia y Francia se mantuvo por debajo del umbral de 50 puntos, que separa el crecimiento de la contracción, con lecturas de 48,8 y de 48,2 puntos respectivamente, el peor dato para Italia en 62 meses y el más bajo en el caso francés de los últimos 50 meses.

Por sectores, el índice de actividad del sector manufacturero de la zona euro se situó en enero en 50,5 puntos, frente a los 51,4 de diciembre de 2018, la lectura más baja desde noviembre de 2014, mientras que el PMI del sector servicios repitió en 51,2 puntos, manteniéndose en mínimos de 49 meses.

«Lo que comenzó como una desaceleración liderada por el sector manufacturero y la exportación ha mostrado signos crecientes de contagiar al sector servicios», añadió Williamson, quien considera que los datos del PMI manufacturero apuntan a una recesión del sector, mientras que el crecimiento del sector servicios se sitúa en su nivel más bajo de cuatro años.

«Lo peor aún puede estar por llegar: los nuevos pedidos recibidos por las fábricas están disminuyendo al ritmo más fuerte de casi seis años y el flujo de nuevos pedidos en el sector servicios se ha estancado. En consecuencia, la demanda está cayendo a un ritmo no observado desde mediados de 2013», advirtió el economista jefe de IHS Markit.

En este sentido, Williamson señaló que la imagen de deterioro parece ser generalizada, ya que Italia registra su mayor declive en más de cinco años y Francia sufrió su ritmo más fuerte de contracción en más de cuatro años, mientras que la mejora del crecimiento en Alemania y España «es leve», ya que las tendencias de las carteras de pedidos se deterioraron en ambos países.