Expertos alemanes investigan delitos en la adolescencia

0
47
Foto: privat/dpa

Münster/Bielefeld (Alemania), 12 ene (dpa) – Las personas que delinquen de jóvenes no suelen hacerlo toda su vida, señala un estudio de investigadores de las Universidades alemanas de Münster y Bielefeld.

El informe de los investigadores germanos contradice el prejuicio que, traducido del alemán, reza: «una vez que se es criminal, siempre se será un criminal».

Según el estudio, los robos o los simples delitos de violencia no son inusuales en la pubertad y adolescencia. Entre los varones encuestados, el 28 por ciento afirmó haber cometido actos delictivos en la pubertad y el 25 por ciento en la adolescencia.

En el caso de la mujeres, la cifra fue ligeramente inferior, con un 22 y un 14 por ciento, respectivamente, agrega el estudio.

El informe destaca que desde el final de la adolescencia la gran mayoría de las personas encuestadas no cometieron más delitos.

«Este fuerte descenso de la delincuencia juvenil es normal y se lo considera parte de una educación y socialización exitosa», explican los autores del estudio.

El equipo de investigación, dirigido por el criminólogo Klaus Boers y el sociólogo Jost Reinecke, interrogó durante los años 2000 y 2019 a unas 3.000 personas de entre 13 y 30 años en la ciudad de Duisburgo del oeste alemán sobre los delitos cometidos, su actitud, valores y estilo de vida.

Dos tercios de las escuelas de Duisburgo participaron del proyecto. Las escuelas de nivel elemental se mostraron más dispuestas a colaborar que las escuelas de enseñanza media.

Los autores del estudio «El delito en la metrópoli moderna» puntualizan que las normas sociales se aprenden a través de una reacción pedagógicamente apropiada a las violaciones de estas normas.

Pero la mayor parte de esto se resuelve por sí mismo, sin la intervención de la justicia penal aunque es fundamental algún tipo de injerencia, señalan los investigadores.

«La familia, el círculo de amigos, las escuelas o los clubes hacen el trabajo principal, especialmente cuando se trata de aprender las normas», explica Boers.

En 1990, se modificó en Alemania la Ley Penal Juvenil. «Desde entonces, los fiscales y los jueces de menores pueden suspender más fácilmente los procedimientos penales si tiene sentido desde el punto de vista educativo», agrega el criminólogo.

Según los científicos, esto no ha generado un aumento de la delincuencia o violencia juvenil en los últimos años sino que más bien se observa una disminución de esto.