Washington, 10 jul (dpa) – Estados Unidos confirmó hoy definitivamente la imposición de aranceles a la aceituna negra de mesa española, anunciados el pasado mes de junio.

La Comisión Internacional de Comercio (USITC, por sus siglas en inglés) determinó que la importación de las aceitunas españolas daña la industria aceitunera estadounidense.

En un comunicado aseguró que su investigación ha dado como resultado que las olivas reciben subsidios y que se venden en Estados Unidos por debajo de su valor.

Como resultado a la decisión afirmativa de USITC, el Departamento de Comercio impondrá los aranceles que anunció el 12 de junio: un arancel medio antisubsidios del 14,75 y otro medio antidumping de casi el 20 por ciento.

España ha negado que existieran prácticas de dumping o subvenciones contrarias a las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC). La Comisión Europea consideró ya en junio que los aranceles a la aceituna española son “inaceptables”.

El secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross, fue elegido por Donald Trump para dirigir la política proteccionista que prometió en la campaña electoral bajo el lema “America First” (Estados Unidos primero).

Ross ha puesto en revisión todas las importaciones que hace el país con el objetivo de detectar lo que la administración Trump considera prácticas maliciosas para la balanza estadounidense.

La investigación contra la aceituna española se inició hace un año, en julio de 2017. El pasado mes de noviembre, Estados Unidos comenzó ya a exigir depósitos en efectivo -es decir, un arancel preventivo- a las empresas que importan aceitunas de España en el marco de la investigación por dumping.

Las importaciones de aceituna española ascendieron el año pasado a unos 67.600 millones de dólares, según el Departamento de Comercio.