El Parlamento alemán debate sobre un test sanguíneo para detectar el síndrome de Down

0
172
Foto: Bernd Thissen/dpa

(dpa) – Berlín, 11 abr (dpa) – Una mayoría de los diputados alemanes se pronunciaron hoy a favor de que las compañías de seguros de salud paguen los análisis de sangre para la detección prenatal del síndrome de Down, pero limitado a los embarazos de riesgo.

En un debate de cerca de dos horas, numerosos legisladores se mostraron partidarios de que se financie este método mucho menos arriesgado que el análisis del líquido amniótico, que también es costeado por las aseguradoras.

Varios parlamentarios advirtieron, sin embargo, que esto podría aumentar la creciente presión sobre los padres y podría llevar a un incremento de los abortos.

Los oradores pidieron unánimemente que se mejore el asesoramiento y se preste un mayor apoyo a las personas con discapacidad.

El experto en salud de la bancada socialdemócrata Karl Lauterbach destacó que los análisis de sangre son más seguros y mejores desde el punto de vista médico que las pruebas que se practican hasta ahora y que son financiadas por las aseguradoras.

Por ello no se puede justificar desde la perspectiva ética por qué se debiera privar a las mujeres de estos tests, argumentó Lauterbach.

La experta de Los Verdes Corinna Rüffer, por su parte, se opuso a que las aseguradoras financien las pruebas sanguíneas.

«El fin de este test no puede ser curar, porque el síndrome de Down no es una enfermedad», sostuvo y criticó que de esta forma se estaba practicando una selección.

Rüffer señaló que en la mayor parte de los casos en los que se detecta el síndrome de Down en pruebas prenatales, los padres deciden abortar. Rüffer fue una de las impulsoras del debate parlamentario.

En Alemania existe desde 2012 la posibilidad de hacer análisis de sangre prenatales para determinar, entre otras cosas, si un niño tiene síndrome de Down. Durante mucho tiempo, sólo había sido posible estimar esto con una amniocentesis.

Hasta ahora, los análisis de sangre, que cuestan alrededor de 130 euros (146 dólares), eran pagados en la mayoría de los casos por la paciente.

En el síndrome de Down, las personas tienen un cromosoma más en cada célula que otras personas. El cromosoma 21 está presente tres veces, de ahí el nombre de trisomía 21. Las consecuencias son anomalías físicas y un desarrollo motor, mental y lingüístico más lento. Sin embargo, el grado del síndrome varía mucho.

El presidente del Consejo Alemán de Ética, Peter Dabrock, dijo que no ve razones suficientes para que las aseguradoras no tengan que pagar las pruebas de sangre.

«No puede ser que reembolsemos el examen de líquido amniótico para embarazos de alto riesgo, pero no los análisis de sangre no invasivos», dijo a dpa el profesor de teología de la Universidad de Erlangen.