El impulso a las energías renovables, clave en la lucha contra el cambio climático

0
101

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha clausurado el evento «Energía Renovable y Transición Energética», en el que los ponentes han coincidido en que la transición hacia un modelo energético sin emisiones es una gran oportunidad para el crecimiento económico, la creación de empleo y la mejora de la salud y el medio ambiente.

El impulso decidido a las energías renovables es clave en la necesaria y urgente acción que requiere la lucha contra el cambio climático. Así lo han puesto de manifiesto, en el evento de alto nivel organizado por el Ministerio para la Transición Ecológica, Adnan Amin, el director general de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA), ; Christiana Figueres, ex secretaria ejecutiva de la convención de cambio climático de la ONU, y el secretario de Estado de Energía, José Domínguez.

El debate, celebrado en la sede del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) e inaugurado por su presidenta, Rosa María Menéndez, ha sido clausurado por la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien ha abogado por llevar a cabo un cambio profundo en los patrones de crecimiento y desarrollo que nos permita avanzar hacia economías más prósperas y justas. Algo que, a su juicio, solo puede hacerse de manera global, concertada y en un marco multilateral.

En este sentido, la ministra Ribera ha señalado que en sólo ocho meses el Gobierno ha promovido políticas clave para dar confianza y certidumbre a todos los actores hacia la transición hacia un desarrollo bajo en carbono a la que se dirige España, y cuyo hito fundamental fue la aprobación del Marco Estratégico de Energía y Clima en el Consejo de Ministros de la semana pasada. «Ya hemos enviado a la Comisión Europea el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, en el que se fija la posición responsable de nuestro país en la lucha contra el cambio climático -ha señalado Ribera- y cuya ejecución transformará de manera notable nuestro sistema energético hacia una mayor autosuficiencia mediante el aprovechamiento del potencial renovable local, aumentando la seguridad energética nacional».

Por su parte, el secretario de Estado de Energía, José Domínguez, ha explicado que las medidas contenidas en el PNIEC permitirán reducir en un 12% el precio de la luz en 2030, movilizar recursos e inversiones que superan los 236.000 millones de euros en la próxima década y crear entre 250.000 a 364.000 nuevos empleos respecto a un escenario sin plan. «Por primera vez España participa desde la primera línea en una transformación económica y tecnológica de carácter mundial», ha resaltado Domínguez.

Oportunidades

Adnan Amin, director general de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA), se ha referido a la necesidad de adaptar las economías a la nueva era energética: quienes antes lo hagan se convertirán en líderes energéticos y reforzarán su influencia. Amin ha puesto como ejemplo a China, que ha aumentado su presencia geopolítica adelantándose en la carrera por las energías limpias para convertirse en el mayor productor, exportador e instalador de paneles solares, generadores eólicos, baterías y vehículos eléctricos del mundo.

«La transformación energética mundial impulsada por las renovables puede reducir las tensiones geopolíticas relacionadas con la energía tal y como las conocemos y fomentará una mayor cooperación entre Estados. Esta transformación también puede atenuar los retos sociales, económicos y medioambientales que a menudo se encuentran entre las causas fundamentales de los conflictos y la inestabilidad geopolítica», ha añadido el director general de IRENA.

Por su parte, Christiana Figueres, ex secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y artífice clave del Acuerdo de París, ha advertido de que «ningún país tiene la capacidad de resolver el problema por sí solo, pero todos tienen la responsabilidad de no contribuir más al cambio climático». Además, ha señalado que cada país puede actuar desde su propia perspectiva, porque cualquier acción frente al cambio climático es siempre positiva para el interés nacional.

Este encuentro se enmarca dentro del ciclo de eventos de alto nivel para la Transición Ecológica, que se inauguró los pasados 17 y 18 de enero y reunió en Madrid a las principales voces que marcan la agenda global de cambio climático y desarrollo sostenible, y al que siguió otra jornada sobre «La contaminación del aire y su impacto en la salud», celebrada el pasado día 20 de febrero.