Düsseldorf (Alemania), 5 feb (dpa) – El tribunal regional de la ciudad alemana de Duisburgo dictó hoy sobreseimiento definitivo a siete de los diez acusados de la tragedia de la edición de 2010 del festival tecno Loveparade, que se cobró la vida de 21 personas, incluidas las de dos jóvenes españolas.

Se trata de seis empleados del municipio de Duisburgo así como de un trabajador de la empresa organizadora del festival, Lopavent. Otros tres empleados de Lopavent se opusieron a que fuese archivada la causa contra el pago de una multa de unos 10.000 euros (11.000 dólares) y seguirán siendo procesados.

El sobreseimiento de un juicio significa que la Justicia reconoce que no cuenta con elementos suficientes para determinar la responsabilidad penal. Los diez enfrentaban cargos de homicidio y lesión corporal grave por negligencia.

El 24 de julio de 2010 se produjo una avalancha en el único túnel de acceso y salida al recinto del festival que acabó con la vida de 21 personas de seis países de entre 17 y 38 años, entre ellas dos estudiantes de la ciudad española de Tarragona.

Más de 650 resultaron heridas. Al evento habían acudido casi el doble de las 250.000 personas previstas.

El tribunal propuso el cierre de la causa a mediados de enero. Los jueces consideraron que la tragedia se debió a la concomitancia de errores de planificación y al fracaso colectivo de muchas personas el día del festival.

Varios abogados de las querellas particulares criticaron la decisión y argumentaron que aún existía interés público por esclarecer lo sucedido. Poco antes de conocerse la sentencia, el padre de un chico que murió en la avalancha la rechazó y acusó al tribunal de haber cometido errores.