El grupo parlamentario de IU solicitará el apoyo del resto de los grupos el rechazo al modelo de transición energética “dogmático y acelerado” que pretende llevar a cabo el Gobierno de Pedro Sánchez, que para nada la coalición comparte y reclama alternativas para sectores que están sometidos a reconversión y cese, mediante diálogo con agentes sociales y territorios para acordar las medidas a implantar. Este es el fondo de una iniciativa de la coalición que deberá ser sometida a votación el próximo viernes, proposición no de ley que también reclama la reprobación de la Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que, a juicio del diputado de IU, Ovidio Zapico, se ha convertido en el mayor problema para esta comunidad autónoma por las repercusiones no solo de sus decisiones, sino de sus declaraciones, en la economía asturiana. En rueda de prensa, Zapico demandó una posición valiente de la Federación Socialista Asturiana en defensa de Asturias y su economía frente al Gobierno de Pedro Sánchez que, dijo, durante todos estos meses ha mostrado la ausencia total de planificación, de medidas que acompañen a la transición energética de un Gobierno que fía a la voluntad de las empresas el día después, una actitud “inconcebible” que no traerá nada bueno para Asturias.

Ovidio Zapico advirtió de que en política no solo las acciones traen consecuencias, sino que las manifestaciones y declaraciones crean climas de opinión que generan desconfianza como son las que día tras día hace la Ministra Ribera. Ese “clima de total desconfianza” por parte de la industria asturiana se plasma en el ERE de Arcelor, el aumento de precio de la tonelada de CO2 o los cierres de las centrales térmicas de Soto de La Barca y Lada y derivado de ello también un descenso del tráfico de graneles sólidos en El Musel, el tráfico de mercancía ferroviarias y el descenso del transporte por carretera. A juicio del diputado es este “un escenario muy difícil para Asturias” en el que la Ministra se está comportando como “una auténtica irresponsable” con la industria y la economía. Zapico tildó a la ministra Ribera de “cínica e hipócrita” porque debería saber que la lucha contra el cambio climático ha de ser global, que para nada sirven aventuras individuales y no se puede estar hablando de cerrar centrales térmicas en nuestro país y comprando en una central marroquí a 500 kilómetros de las costas andaluzas energía producida por una térmica tan sucia como “las nuestras”. “Esto es algo intolerable y el Gobierno de Pedro Sánchez debería recapacitar”, clamó el diputado de IU porque, a su entender, hoy no hay una energía de respaldo que permita garantizar el suministro energético y una tarifa asequible para el consumidor, acudiendo al Reino de Marruecos, haciendo negocios con un país donde también se podría cuestionar su calidad democrática. En resumen, con una expresión asturiana “estamos dejando de afumiar nosotros para que nos afumien otros” y tomando decisiones que conducen a una desertización industrial de Asturias. “El mayor peligro que tiene hoy Asturias es esta Ministra y las decisiones industriales que se derivan de sus declaraciones”, aseguró en la Junta General el diputado de IU.

Preguntado por la posición del Gobierno asturiano al respecto, Zapico expresó la sintonía con gobierno regional en transición energética, que no ha sido tímido en sus planteamientos, pero no así con respecto a la FSA, a quien pidió abandonar los silencios cómplices y tener una posición valiente y decidida. El Grupo Socialista, según Zapico, tiene el viernes oportunidad de seguir la línea de Javier Fernández y mandar un mensaje claro a la ejecutiva de su partido en Madrid y al Gobierno de Pedro Sánchez, respaldando la posición de IU. “Asturias se juega mucho en la transición energética y hay que abordarla por encima de siglas, buscando el interés de la comunidad autónoma, porque nos jumaos nuestra propia supervivencia como sujeto político. De lo que la transición energética se derive podremos encontrar una Asturias que haya perdido cualquier perspectiva social y política o una comunidad con peso económico en el tejido español”.

Respecto a Alcoa, IU advierte de que el Gobierno estatal sigue sin dar una respuesta a la necesidad de contar con una tarifa eléctrica estable y desde julio no han hecho nada para lograr esa tarifa para la industria electrointensiva. Con la decisión de ayer de dejar en manos de las comunidades autónomas la búsqueda de inversores para Alcoa, el Gobierno “muestra síntomas de agotamiento, síntomas de que no encuentra una solución y ha decidido trasladar a los Gobiernos autonómicos esta ingente tarea”. El Gobierno de Pedro Sánchez suspende en esta materia y que ceda el testigo a las comunidades autónomas es fiel reflejo de ello, concluyó Zapico.