Madrid, 7 oct (dpa) – El partido español de ultraderecha Vox reunió hoy a unos 10.000 simpatizantes en un acto celebrado en Madrid con el que buscó sacar músculo días después de que una encuesta le otorgara un escaño en el Congreso de los Diputados.

La formación, que no tiene representación parlamentaria, aboga por la unidad de España ante el desafío separatista del Gobierno de Cataluña y mantiene un discurso centralista y antiinmigración.

En el acto celebrado hoy en el Palacio de Vistalegre abundaron las banderas de España y lemas como “Yo soy español” y “vivas” al rey.

Los dirigentes de Vox, partido fundado a finales de 2013 y liderado actualmente por Santiago Abascal, presentaron las propuestas del partido y arremetieron contra el resto de fuerzas políticas, desde el conservador Partido Popular (PP) hasta el izquierdista Podemos.

Desde el partido ultraconservador piden además que el jefe del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, adelante las elecciones previstas para 2020.

Ningún partido de extrema derecha ha obtenido representación en el Congreso de los Diputados de España en los últimos años, mientras en otros países europeos como Austria o Alemania afloraban los proyectos xenófobos.

Poco después del nacimiento de Vox, la formación se estrelló en las urnas en las elecciones europeas de 2014, en las que no logró ningún escaño. La situación se repitió en las citas electorales que se celebraron en los años siguientes en España.

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS, estatal) le atribuyó un escaño en su último barómetro, publicado hace unos días.