Vida sedentaria y sin deporte: salud infantil aún no está amenazada

138

Hannover (Alemania), 20 mar (dpa) – Los padres no deben hacerse problemas aún en Alemania debido a la falta de movimiento de sus hijos, pese al coronavirus que se propaga cada vez más y a posibles toques de queda, según indican los especialistas.

Un niño hace deberes para la escuela desde un portátil en su casa en Alemania. Foto: Ulrich Perrey/dpa/dpa-tmn

«Los niños están constantemente en movimiento, muy a pesar de los padres», comenta Tilman Kaethner, médico pediatra y presidente regional de la asociación profesional de pediatras y médicos de adolescencia.

Kaethner detalla que si esto no fuera posible, objetivamente no es saludable, pero el período de parálisis previsto en el país es demasiado corto como para que se produzcan consecuencias graves para la salud de los niños.

El pediatra indica que, en principio, no es bueno obligar a los niños a permanecer en la casa. Pero Kaethner recalca: «No puedo imaginar que haya perjuicios en un tiempo limitado».

Kaethner puntualiza que los músculos de los pequeños no se ven deteriorados tan rápidamente: «Un niño se mueve per se».

Mientras tanto, el psiquiatra infantil Dirk Heimann subraya: «No se ha dispuesto hasta ahora (en Alemania) que los niños tengan que quedarse en casa». Heimann llamó a pensar si existe una forma para que grupos fijos de tres a cinco niños puedan encontrarse, al mismo tiempo que se reduce drásticamente el intercambio con otros niños.