Berlín, 10 ene (dpa) – Uno de cada cuatro trenes llegó con retraso a destino en 2018 en Alemania, informó hoy la principal empresa ferroviaria del país, Deutsche Bahn (DB), en el balance anual al que tuvo acceso dpa.

Según los datos, en promedio el 74,9 por ciento de los trenes de alta velocidad ICE (InterCity Express), Intercity (IE) y Eurocity (EC) llegaron a destino en el horario prescrito.

De esta manera, la empresa de transporte no alcanzó su objetivo del 82 por ciento de puntualidad que se había propuesto a principios de 2018.

En comparación con el año anterior (78,5 por ciento), la puntualidad anual se redujo en 3,6 puntos porcentuales. Tras varios meses con retrasos, DB mejoró su rendimiento en diciembre de 2018, según el reporte.

Durante el último mes del año, el 76,9 por ciento de los trenes de larga distancia llegó a tiempo, lo que representó 6,5 puntos porcentuales más que en noviembre y 0,5 puntos porcentuales más que en el mismo mes de 2017. Además, en diciembre se registró el mejor promedio desde febrero.

En tanto, en el tráfico de los trenes urbanos se logró en diciembre una puntualidad del 94 por ciento, un aumento del 1,7 puntos comparado con el mes de noviembre.

Para el conjunto de los trenes en Alemania se logró en 2018 un promedio de 93,5 por ciento de puntualidad, tras el 94,1 por ciento registrado el año anterior.

La puntualidad anual para el transporte de larga distancia de 74,9 por ciento es el valor más bajo desde 2015. En los últimos diez años, los ferrocarriles alcanzaron durante el año 2009 la mayor puntualidad con el 81,2 por ciento, mientras que el año con mayores retrasos fue en 2010 con el 72,4 por ciento.

Los trenes que tienen una demora de menos de seis minutos son considerados puntuales. En su balance anual, la empresa ferroviaria no proporcionó información sobre el motivo de estos retrasos en sus formaciones.

Sin embargo, a lo largo del año, DB reportó numerosos fallos en la infraestructura y en los vehículos, que se vieron agravados por el largo período de calor durante los meses de verano. A ello se sumaron tormentas, nieve y hielo en febrero y marzo así como también una huelga a nivel nacional en diciembre.