Berlín, 5 dic (dpa) – El Instituto Germano de Derechos Humanos (DIMR) considera absolutamente insuficientes los esfuerzos que hace Alemania para evitar que los extranjeros que residen en el país sean víctimas de explotación laboral.

“Una parte de los migrantes que trabajan en Alemania se ven afectados por una explotación ímproba”, señaló el DIMR en su informe anual presentado hoy en Berlín.

De acuerdo con este organismo, algunas empresas pagan a empleados extranjeros un sueldo que está muy por debajo del salario mínimo de 8,84 euros por hora que rige en el país y no se hacen cargo de sus costes de la seguridad social. Además, muchos deben hacer horas extra que no cobran y residen en viviendas en condiciones infrahumanas, denunció el DIMR.

Los sectores en los que más se registra explotación laboral a trabajadores extranjeros son la construcción, la industria cárnica, la logística, la limpieza y el sector de cuidados a mayores o personas enfermas.

El DIMR es un organismo pro derechos humanos de carácter independiente que opera en Alemania. Se financia con el presupuesto del Parlamento alemán, el Bundestag.