Todo lo que has de saber sobre el alquiler de stands para ferias

59

Sea cual sea el sector en el que opere tu empresa lo más probable es que esté sometida a un altísimo nivel de competitividad. Internet ha dado pie a que aumenten los clientes potenciales, aunque también lo hacen los negocios que están dispuestos a ofrecer un servicio o producto similar al tuyo. 

Por ende, es esencial destacar y hacer gala de una buena presencia no solo en Internet, sino también en entornos presenciales. En este sentido adquieren una gran relevancia las ferias temáticas que se organizan en Asturias y en el resto de España. 

Dichos eventos pueden dar pie a aumentar el número de clientes de tu negocio. Para tal fin es crucial disponer de un stand. A día de hoy existen principalmente dos alternativas, las cuales detallaremos a continuación. 

Alquilar o comprar, ¿qué es mejor? 

Es innegable que a toda empresa le gusta tener en propiedad ciertos elementos. Sin embargo, algunos de ellos pueden requerir una modernización o adaptación que derive en un considerable desembolso de dinero. Así lo ejemplifican los stands, los cuales tal vez en función de la feria deban modificarse de forma parcial o incluso total. 

En consecuencia, se requeriría comprar un par o tres de stands distintos para irlos rotando. Ello también reflejaría una imagen de modernización y vanguardismo por parte de la compañía, lo cual resultaría inviable en caso de mostrar siempre el mismo stand en todas las ferias. 

Todo lo contrario sucede en caso de optar por un alquiler. Empresas de la talla de Keep Doing están especializadas en dicho tipo de servicios, siendo capaces de diseñar un stand único para cada ocasión.

precios de alquiler de stands para ferias

Es por este motivo que en el ámbito de los stands para ferias la mejor elección posible es la del alquiler. Más allá de la posibilidad de hacer siempre un encargo distinto también es reseñable el menor impacto económico que acarrea para el negocio en cuestión, ya que los precios resultan mucho más asequibles en comparación con la tradicional compra. 

En caso de optar por el alquiler, Keep Doing ofrece servicios integrales en el diseño, construcción y montaje. A su vez, también se encarga del marketing promocional con tal de llegar a un amplio abanico de público objetivo, indistintamente del tipo de evento en el que se decida participar. 

Materiales 

Contratar a una empresa como la recientemente mencionada da pie a que se acierte de lleno en los materiales empleados para la construcción del stand. Para ello, el cliente debe proporcionar toda la información disponible sobre el evento al que se asistirá como compañía participante. 

Y es que, por ejemplo, cambian radicalmente los materiales que se utilizan en función de si la feria será exterior o interior. Debido a la situación sanitaria actual, los eventos a la intemperie han proliferado, los cuales requieren hacer uso de productos que resistan bien las condiciones medioambientales. 

Por supuesto, en caso de que el stand abarque algún tipo de televisor, iluminación y demás elementos tecnológicos, al montarlo todo se dota al conjunto de una óptima estanqueidad. La impermeabilidad es clave para que una posible lluvia no interfiera en la actividad de los profesionales allí presentes, quienes atenderán amablemente a los interesados en lo que se muestra. 

En caso de haber utilizado madera, en la mayoría de casos se desecha, lo cual supone un contratiempo no solamente a nivel económico, sino adicionalmente haciendo referencia al medio ambiente. 

Las compañías especializadas en alquilar stands para ferias tienen muy en cuenta cada espacio que cederá la organización de los próximos eventos, tratando de diseñar en consecuencia un stand de madera que pueda reutilizarse en un futuro. 

Beneficios que se obtienen 

Independientemente de si te decantas por la compra o un alquiler, tarde o temprano obtendrás una serie de beneficios impagables que proporciona hacer acto de presencia en una feria a través de tu propio stand. El primero de ellos guarda relación con el branding. 

Potenciar la imagen de marca es esencial hoy en día, puesto que la competencia es feroz y numerosa. Los stands trasladan a los usuarios la sensación de estar ante una empresa seria, lo cual dará pie a que se adentren en dichas instalaciones temporales para informarse sobre el producto o servicio. 

Por ende, atraer a usuarios con interés en la temática en cuestión también se traducirá en obtener nuevos clientes, así como aprovechar a nivel monetario el desembolso realizado para contar con presencia en el evento. No solo nos referimos al stand, sino también a los especialistas que se contraten: azafatos, camareros para el catering, etcétera. 

A todo ello hay que añadir que un stand en una feria se convierte en el lugar idóneo para testear productos que todavía la empresa no ha lanzado al mercado de forma oficial. Contemplar in situ la reacción de los interesados permitirá introducir alguna mejora o cambio en caso de que sea necesario.