El próximo 20 de Octubre tendrá lugar la tercera ruta de Caleyando Carreño de la temporada, y última de esta edición, tendrá lugar como es habitual en nuestro Concejo, Carreño.

La duración de la actividad será de 10:00 de la mañana hasta las 15:00 h. el punto de recogida y llegada del autobús será, como siempre, el Teatro Prendes.

Esta quinta ruta se desarrollará por la Vía Verde del Ferrocarril Estratégico, será un recorrido de unos 7 kms con una dificultad baja.

La ruta transcurre por la antigua línea ferroviaria proyectada del ferrocarril que uniría Ferrol y Gijón a su paso por las parroquias de Tamón, Ambás, El Valle, Guimarán y Prevera.

El Ferrocarril de Ferrol – Gijón, proyectado a finales del siglo XIX para vertebrar el desarrollo de las zonas peor comunicadas de España, preocupó durante mucho tiempo en nuestra región, y su lentísima construcción, que duró casi cinco décadas, fue un motivo constante de polémicas y acciones reivindicativas. La inauguración se produjo muy tardíamente, en 1972, y para entonces resultaba ya obsoleto, por lo que languideció durante años y llegó a estar seriamente amenazado de cierre. Este ferrocarril recorre más de 300 kilómetros en vía métrica atraviesa el occidente de Asturias, la Mariña de Lugo y parte de La Coruña.

La construcción de la línea de Ferrol – Gijón se realizó en dos fases bien diferenciadas: en primer lugar se llevaron a cabo las obras de infraestructura, es decir, las que comprenden las explanaciones, túneles, puentes, viaductos y obras complementarias, y en segundo lugar las de superestructura, que incluían la vía, las estaciones, instalaciones de seguridad, comunicaciones, etc… que daban el toque final a la línea y la dejaban en condiciones de entrar en funcionamiento.

En Carreño, se había construido El Ferrocarril de Carreño con el fin de conducir los minerales de hierro de Regueral, Piedeloro y Coyanca hasta Aboño, donde eran descargados sobre los vagones del ferrocarril de Langreo. Para ello, la compañía construyó una línea que unía la zona minera de Carreño con la ría de Aboño, próxima a Gijón, y más tarde con Avilés. Su recorrido era paralelo al del futuro ferrocarril Ferrol – Gijón aunque los trazados discurrían por valles diferentes. Como el negocio minero no resultaba muy remunerador para el ferrocarril de Carreño, su atención se centró en el tráfico de viajeros y, por este motivo la empresa se mostró interesada en aprovechar el trazado del Ferrol – Gijón entre el final de su ferrocarril ( Aboño) y Gijón con el fin de unir dos poblaciones costeras más importantes como son Avilés y Gijón. En 1974 la compañía del Ferrocarril de Carreño fue absorbida por FEVE, y a partir de ese momento el trayecto Ferrol – Gijón sería considerado como una única línea, aunque con un sistema de explotación diferenciado en el tramo electrificado. Con ello FEVE, además de hacerse cargo de la línea Avilés – Gijón, se liberó de la obligación de pagar peaje a Carreño por el paso de sus trenes directos hacia y desde el Ferrol.

Al inicio de la ruta podrán conocer las instalaciones de la Casa de Acogida de la familia ferroviaria en Tamón, y término de la ruta podrán visitar el aula didáctica del Neolítico en el CIR Monte Areo.