¿Sabes lo que es el CBD y sus beneficios?

En los últimos meses se está escuchando mucho la palabra CBD, lo cierto es que aunque pueda parecer algo nuevo estamos ante un compuesto que ha estado con nosotros siempre.

El cannabidiol o “CBD” como se la conoce popularmente, es un compuesto natural que forma parte de una planta muy famosa, el cannabis. A pesar de proceder del cannabis, no se debe atribuir al CBD todas las connotaciones negativas que hay asociadas a la misma, pues este compuesto tiene una historia como medicamento muy interesante como bien indican en CBD Asturias.

Tal es su fama como compuesto para fines terapéuticos, que muchos científicos y médicos están investigando todas sus posibilidades pues además de ser realmente efectiva para según que condiciones, no es adictiva a pesar de proceder del cannabis.

Otro dato interesante en este aspecto, es el hecho de que el CBD comparte los efectos positivos que da el THC (molécula psicoactiva del cannabis) pero a diferencia de este último, el CBD no hace que la persona que lo toma sienta la típica sensación de intoxicación que da el THC al consumir cannabis, el motivo por el cual sucede esto es muy sencillo, el CBD y el THC tienen diferentes receptores tanto en nuestro cuerpo como en el cerebro, haciendo que el CBD por su parte anule la acción psicoactiva del THC.

¿Para qué se puede utilizar el CBD?

Como se ha comentado, el CBD tiene infinidad de usos terapéuticos, gracias a su gran impacto positivo sobre nuestra salud se puede usar para diversas dolencias y enfermedades, claros ejemplos son las enfermedades autoinmunes como son la inflamación o la artritis reumatoide, para el síndrome metabólico, para las afecciones neurológicas como son el alzheimer o el parkinson, para trastornos del estómago como son la colitis o la enfermedad de Crohn entre muchos más.

El CBD ha conseguido demostrar sus grandes efectos neuroprotectores, además hay varios estudios en marcha para demostrar el efecto positivo del consumo de CBD para el tratamiento del cáncer, pues este compuesto estaría inhibiendo la proliferación y supervivencia de determinadas células del glioblastoma humano, las cuales se relacionan con varios tipos de cáncer.

Cómo se puede ver, el uso del CBD en la medicina está realmente extendido, no obstante es importante diferenciar el CBD farmacéutico al que se puede conseguir en tiendas físicas, pues el de libre comercio sería el CBD en formato aceite esencial.

Este aceite se puede conseguir en tiendas físicas o bien en tiendas online, lo cierto es que no hay ningún problema pues estamos ante una sustancia legal ya que no es adictiva, a diferencia de su hermana el THC. El uso del aceite es muy diverso, puede usarse para aplicar directamente sobre la piel a modo de masaje, como hacen algunos deportistas, puede incluirse en algunas bebidas calientes como son el té o las infusiones, pero también es apto para usarlo como aceite de vapeo sin problemas.

No obstante, como se ha comentado, a pesar de ser una molécula que ha estado presente en nuestras vidas siempre, lo cierto es que aún a día de hoy existe gran parte de incertidumbre sobre ella, muchos profesionales de la medicina desconocen sus efectos positivos por ser un descubrimiento reciente, pudiendo llegar en muchos casos incluso a demonizar por su estrecha relación con el cannabis, pues de esta planta es su procedencia.

Por este motivo, es necesario concienciar a la población a cerca de las grandes posibilidades en cuanto a temas medicinales se refiere, que esta planta podría aportar a la sociedad, sumándole a todo esto el hecho de que su consumo no provoca efectos secundarios que puedan dañar nuestro organismo de otra forma, como suele suceder con el consumo de los fármacos clásicos.

Finalmente, hay que indicar que debido al éxito que ha tenido el CBD últimamente, muchas tiendas han salido para comercializar su aceite, dando lugar a los clásicos timos que venden productos que nada tienen que ver con lo que están ofertando. Para evitar acabar comprando un aceite que no sea realmente CBD, es necesario comprobar la etiqueta del mismo, evitando siempre acabar comprando dicho aceite en tiendas sospechosas, pues se han detectado aceites de CBD contaminados con residuos de solventes tóxicos, pesticidas, jarabe de maíz y diferentes contaminantes, todo por estar mal procesados, por este motivo siempre es mejor acudir a tiendas de confianza.