Madrid, 11 sep (dpa) – La ministra española de Sanidad, Carmen Montón, renunció hoy al cargo que ocupaba desde junio, apenas un día después de que salieran a la luz presuntas irregularidades en un máster que obtuvo hace siete años.

La médica y política socialista de 42 años quedó en el centro de un escándalo cuando el portal eldiario.es informó el lunes sobre varios puntos dudosos en un máster en Estudios Interdisciplinares de Género que la ministra obtuvo en 2011 en la Universidad Rey Juan Carlos.

“Se ha puesto en duda mi trabajo. Desde el primer minuto he dado explicaciones”, dijo por la noche en una comparecencia, apenas tres horas después de ser respaldada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

“He sido transparente y honesta. Como he reiterado no he cometido ninguna irregularidad. Lo he defendido y seguiré defendiendo con la conciencia muy tranquila”, añadió, cediendo a la presión acumulada después de dos días intentando despejar las dudas.

El caso de Montón recordó a otros recientes sobre posibles tratos de favor en másters cursados por el líder del Partido Popular (PP), Pablo Casado, y por la también popular Cristina Cifuentes, que en abril se vio obligada a renunciar como presidenta regional de Madrid.

Para diferenciarse de Casado y Cifuentes -criticados con dureza por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Montón-, la ministra compareció de inmediato ante la prensa el mismo lunes para negar cualquier irregularidad y asegurar que no veía motivos de renuncia.

“Hoy estoy aquí porque siento el apoyo y no puedo decir nada más. Estoy tranquila, me siento apoyada”, aseguró incluso esta mañana en una entrevista con la radio Cadena Ser, contando con el respaldo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Sin embargo, la universidad admitió hoy el cambio de algunas notas en el máster de Montón y diversas voces dentro del propio PSOE comenzaron a ver insostenible la situación de la ministra, que terminó cediendo a la presión.

En concreto, existen cuatro puntos polémicos en el máster cursado por Montón: la manipulación de notas tras el fin del curso, diferencias de fechas entre el curso y la concesión del título, asignaturas convalidadas de forma dudosa y la falta de asistencia a clase.

En sus explicaciones, Montón atribuyó esas diferencias a errores de la universidad que quedan fuera de su responsabilidad e intentó marcar diferencias con los casos de Cifuentes o Casado. “No todos somos iguales”, remarcó.

El propio Sánchez avaló a la ministra y descartó su dimisión. “Está haciendo un gran trabajo y lo va a seguir haciendo”, dijo hoy por la tarde. Pero la presión de la opinión pública, las dudas de sus compañeros de partido y los pedidos de “coherencia” por parte de la oposición terminaron forzando su renuncia.

Montón es la segunda ministra de Sánchez que se ve obligada a dejar el cargo desde que el líder socialista llegó al Gobierno en junio gracias a una moción de censura que tumbó al conservador Mariano Rajoy (PP).

El escritor y presentador Màxim Huerta, nombrado por Sánchez al frente de Cultura, renunció el 13 de junio debido a posibles irregularidades con Hacienda apenas seis días después de asumir el cargo, con lo que se convirtió en el ministro más breve en la democracia moderna española.