Reclaman menos IVA para la construcción de viviendas sociales en Alemania

0
144
Foto: Daniel Reinhardt/dpa

Berlín, 10 mar (dpa) – El sector alemán de la construcción reclama una reducción del IVA del 19 al siete por ciento para la edificación de viviendas sociales.

Esta medida permitiría construir al menos un 20 por ciento más de viviendas para personas de bajos ingresos, señaló a la agencia dpa el presidente del sindicato industrial IG BAU, Robert Feiger.

«Ese es un dinero que el rubro de la construcción de viviendas sociales necesita con urgencia», enfatizó.

El sindicato se basa en cifras presentadas por el Instituto Pestel de Hannover. Según estos datos, construir una vivienda de 65 metros cuadrados con subvenciones estatales cuesta hoy en Alemania unos 170.000 euros (191.000 dólares).

Si se aplicase un iva del siete por ciento, los costes bajarían a 153.000 euros (171.900 dólares). En 2018 fueron edificados casi 27.000 apartamentos sociales de alquiler, por lo que la suma ahorrada habría ascendido a 460 millones de euros (515 millones de dólares).

En vista del superávit impositivo del país, la pérdida de ingresos del Estado no puede ser un argumento en contra de esta propuesta, observó Feiger, y destacó que «en Alemania continúan faltando más de cuatro millones de viviendas sociales».

Ante esta situación, es claro que los alicientes tributarios ya no son suficientes para impulsar la construcción en este segmento, agregó. El Gobierno y los estados federados deberían otorgar subsidios directos más amplios en lugar se reducir las medidas tal como se planea para 2020, sostuvo Feiger.

Además, la legislación debería garantizar que las viviendas sociales no puedan ser ofrecidas en el mercado a precios regulares de alquiler al cabo de 30, 20 o hasta diez años, advirtió el sindicalista.

«La construcción de viviendas sociales no es un modelo de inversión para obtener beneficios, sino una cuestión vital para cientos de miles que no encuentran un hogar debido a los bajos ingresos y al aumento de los alquileres», apuntó Feiger. En su opinión, la meta debería ser que las viviendas sociales continúen siéndolo durante toda la vida útil.