El Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha lanzado la mayor convocatoria de puestos de trabajos públicos que se ha llevado a cabo hasta ahora en la sanidad asturiana, que contribuirá a reducir la tasa de temporalidad y consolidar el empleo de calidad. El Boletín Oficial del Principado (Bopa) publica hoy el anuncio del concurso-oposición para cubrir 2.013 plazas de enfermeras, matronas, fisioterapeutas, celadores, auxiliares de enfermería y auxiliares administrativos

El gerente del Sespa, José Ramón Riera, ha asegurado que se trata de una oferta de empleo público (OPE) ambiciosa, que se ajusta a las necesidades del sistema y que resultará fundamental para consolidar el empleo de calidad. El proceso selectivo dotará de estabilidad a la organización y permitirá rebajar la tasa de interinidad en seis categorías que suponen el 58% del total de la plantilla orgánica del Servicio de Salud.

En 2015, la tasa de temporalidad en el Sespa era del 34%, mientras que en la actualidad es del 20% y está previsto que se reduzca hasta el 8% en 2020. La OPE publicada hoy permitirá reducir la temporalidad en un 13,4% en enfermería, un 37% en la plantilla de auxiliares de enfermería, un 43,5% en la de celadores, un 37,7% en la de fisioterapeutas y un 22,3% en la de matronas.

La disminución de la interinidad es uno de los compromisos adquiridos por el Gobierno de Asturias en el Acuerdo para la competitividad económica y la sostenibilidad social y supone mantener el criterio de coordinación estatal que se acordó en la comisión técnica delegada de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud en la convocatoria de estas categorías.

El Sespa desarrollará íntegramente el proceso de selección, al igual que ha sucedido con todos los que se han realizado en el ámbito sanitario desde 2016. El gerente del Sespa ha explicado que esta será una de las ofertas de empleo más complejas, dado que se prevé una gran afluencia que exigirá un importante despliegue logístico. En este sentido, ha valorado el esfuerzo y el intenso trabajo que están realizando los distintos profesionales para ejecutar la convocatoria.

Las plazas que salen a concurso son las siguientes:

– 232 de auxiliares administrativos.

– 799 de auxiliares de enfermería.

– 399 de celadores.

– 499 de enfermeras

– 61 de fisioterapeutas

– 23 de matronas.

Las personas interesadas en participar en el procedimiento selectivo disponen de un plazo de 20 días hábiles, contados a partir de mañana, para presentar la documentación correspondiente.

El proceso se realizará mediante el sistema de concurso-oposición y los exámenes de cada categoría serán confeccionados por los diferentes tribunales en presencia de un notario. La prueba de la fase de oposición consistirá en un cuestionario escrito tipo test con cuatro respuestas entre las que solo una es la correcta. La mayoría de las preguntas estarán relacionadas con los temas que componen la parte específica del temario de cada categoría. Para que la fase de concurso sea valorada, los aspirantes deberán superar la puntación mínima establecida en la oposición, que tiene carácter obligatorio y eliminatorio.