Maranello, 1 feb (dpa) – Mick Schumacher, hijo del legendario piloto alemán de Fórmula 1 Michael Schumacher, maneja con pragmatismo las grandes expectativas que hay sobre él.

“Estoy contento de ser el hijo del más grande piloto de fórmula 1 de todos los tiempos. Me alegra que sea el mejor piloto de fórmula 1 de todos los tiempos y lo admiro por eso. Y si bien a veces puede ser algo difícil, las cosas son como son. Tiene su lado bueno y su lado malo”, dijo el hijo de 19 años del campeón mundial récord a la revista de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).

“Contar con el apoyo de muchas personas en todo el mundo no puede ser algo malo. Estoy agradecido por ello”, añadió.

Mick Schumacher ganó en la pretemporada la Fórmula 3 Europea. Este año asciende a la Fórmula 2 y seguirá corriendo para la escudería Prema. Hace poco, el adolescente fue incorporado a la academia para jóvenes pilotos de Ferrari.

Su padre Michael ganó cinco de sus siete títulos de Fórmula 1 con Ferrari y es considerado hasta hoy en día en Italia uno de los íconos de la escudería.

Mick contó que le encantaba ir con su padre al circuito de kárting. “Me divertía mucho compartir eso con él, y me acuerdo de que una vez me preguntó si para mí era un hobby o si lo quería hacer como profesional. Y le dije sin rodeos que quería hacerlo profesionalmente. Nunca quise hacer otra cosa”, dijo Mick Schumacher.

Su padre está aislado del ojo público desde que sufrió un grave accidente de esquí en Méribel, Francia, el 29 de diciembre de 2013. En ese entonces, el campeón de Fórmula 1, que hoy día tiene 50 años, sufrió un grave traumatismo craneoencefálico.