Berlín, 13 abr (dpa) – La canciller alemana, Angela Merkel, habló de un camino «con esfuerzos enormes» para reducir las emisiones de dióxido de carbono que dañan el medio ambiente en su podcast semanal de los sábados.

«Se necesitarán muchos más pasos» para alcanzar el objetivo de reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), que en 2030 deberían ser la mitad de las de 1990, dijo Merkel.

Alemania quiere alcanzar una reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero de un 55 por ciento hasta 2030 y de entre un 80 y un 95 por ciento hasta 2050.

Merkel enfatizó que el Gobierno alemán ya puso en marcha numerosas medidas para un cambio energético que tenga éxito.

«Ahora tenemos las energías renovables como componente sustancial de nuestro suministro de energía, con un 38 por ciento. Esto significa que en Alemania, en el año 2025, ya estaremos muy por encima del objetivo del 40 al 45 por ciento de uso de energías renovables fijado», agregó.

La cifra se refiere a la producción de electricidad a partir de fuentes de energía renovable, como la eólica, la solar y la bioenergía. El porcentaje debería ser del 65 por ciento en 2030 y del 80 por ciento en 2050.

En la actualidad, Alemania está eliminando paulatinamente la producción de electricidad a partir de la energía nuclear, y se espera que las últimas centrales eléctricas de carbón cierren a más tardar en el año 2038.

Por primera vez en mucho tiempo, Alemania volvió a avanzar el año pasado en la protección del medio ambiente: se emitieron 868,7 millones de toneladas de gases de efecto invernadero. Esto supone alrededor de 41 millones de toneladas menos que en 2017, lo que supone una reducción del 4,5 por ciento, según el cálculo presentado recientemente por la Agencia alemana de Medio Ambiente.