Cuando se trata de disfrutar una ciudad llena de rincones fascinantes, historia y secretos, Barcelona es el destino. Considerada por muchos turistas como la ciudad más enigmática y encantadora del mundo, no es de extrañar que sus lugares no dejen de sorprender y que con un simple viaje no sea suficiente para poder conocer esos rincones que están tan escondidos que solo los más audaces son capaces de descubrir.

Descubre la Ciudad Condal

En esta encantadora ciudad, es muy fácil dejarse seducir por sus lugares populares, rincones que siempre están repletos de turistas que disfrutan, pero definitivamente para poder vivirla, lo mejor es conocerla. En este caso, lo ideal es https://www.quehacerenbcn.com/es/otros/otros/top-qhe-rincones-secretos-de-barcelona. Aquí se descubren esos lugares ocultos que hacen aún más apetecible esta cosmopolita.

Existen sitios en Barcelona que encierran en sí una historia aún más excitante que la ciudad misma. A continuación, entérate de algunos de ellos.

Hospital Sant Creu i Sant Pau

Una edificación que data del siglo XIX, fundado como un hospital. Considerado hoy por muchos como uno de los monumentos con diseño modernista más grande de todo Europa. Ha sido el lugar ideal para conciertos de música clásica durante los fines de semana, pero de igual manera si se quiere se puede realizar una visita dirigida por los guías del lugar. Así que para adentrarse a la arquitectura antigua, este es uno de los sitios ocultos de Barcelona que no se puede dejar de visitar.

Los Búnkers del Carmel

Ubicados en la cima del Turó de la Rovira, se encuentran los restos de una batería antiaérea de la Guerra Civil Española. Aparte de ser un lugar con un aura de historia, es el sitio ideal para disfrutar de una de las vistas más impactantes de la capital de Cataluña. Lo mejor de todo es que a los búnkers se puede llegar sencillamente andando unos cuantos minutos por una subida hacia el barrio El Carmel o bien tomando el autobús V17.

Museo erótico

Con más de 800 piezas dedicadas exclusivamente a la sexualidad y erotismo, en este museo, que no es apto para menores de 18 años, cada una de las obras cuenta una historia representada por el erotismo más crudo visto desde las diferentes culturas del mundo. Se encuentra ubicado en La Rambla 96 bis, y es uno de esos lugares que bien sea por curiosidad, por turismo o amor al arte, no se puede dejar de visitar en Barcelona.

Terrazas del Palau Güell

Continuando la visita por Barcelona y sus lugares ocultos, se encuentra una de las obras más alucinantes del arquitecto modernista catalán Antoni Gaudí, el Palau Güell, característico por sus colores en las chimeneas de su terraza, este mágico lugar de extrañas formas y cubierto por mosaicos impresionantes. Este impresionante lugar se encuentra en la calle Nou de Las Ramblas.

Convento de Sant Agustí

Con un alto valor arquitectónico e histórico, este convento fue construido en el siglo XIV, pero no solo sirvió como claustro, sino que también este recinto gótico tuvo otras funciones, entre ellas, un horno de pan y centro gremial. En la actualidad es utilizado para espectáculos, actividades culturales y algunos talleres artísticos. Durante los fines de semana realizan ferias que son un verdadero gusto.

Templo de Augusto

En lo más alto del monte Taber se encuentra este fascinante lugar. Fue construido en el Siglo I a.C., cuando esas tierras eran parte del Imperio Romano, como un culto para el emperador César Augusto. Para llegar a este recinto, es necesario tomar la calle Carrer Paradís por el Barrio Gótico.

Museo de carrozas fúnebres

Para los amantes de lo lúgubre y fantasmal, Barcelona también tiene lugares ocultos especialmente para ellos. Desde el año 2013 existe en el Cementerio de Montjuic la Colección de Carrozas Fúnebres. Son al menos 19 antiguos carruajes con carteles que cuentan una interesante historia. A pesar de lo terrorífico que pueda parecer, es una de las exposiciones más originales de la ciudad.

La Cafetería del Museo Frederic Marès

Ubicada en la Plaza San Iu 5, este idílico lugar se encuentra del mismo museo, es un verdadero paraíso en medio de lo gótico y cotidiano de la ciudad de Barcelona, sentarse a tomar un café o saborear un trozo de delicioso pastel mientras se observa la arquitectura que lo rodea y la cúpula de la Catedral es una experiencia de lo más placentera.

La Estatua de la Libertad

Aunque la imagen que seguro viene a la mente es la de Nueva York, en Barcelona también hay una Estatua de la Libertad, pero esta se encuentra en el interior de la Biblioteca Arús, relacionada con la Masonería. Con más de 120 años de antigüedad, esta réplica de la que se encuentra en Estados Unidos es poco conocida por los turistas, debido a que no está en un lugar muy concurrido. Dirección: Paseo San Juan 26.

Estos son algunos de los maravillosos lugares ocultos con los que cuenta Barcelona, y qué importante es recordarlos al momento de estar de visita por esta fascinante ciudad.