Berlín, 24 jun (dpa) – Miles de patinetes eléctricos conquistaron en estos días el centro de Berlín, en medio de las cálidas temperaturas veraniegas en la capital de Alemania.

Varias empresas recibieron a fines de la semana pasada los permisos de autorización para operar los e-scooters y los distribuyeron por diversos sectores de la ciudad. Especialmente en las zonas turísticas en torno a la Isla de los Museos y la Puerta de Brandeburgo se observan numerosos patinetes eléctricos.

Hasta este lunes no se reportaron accidentes de relevancia. El diario «Berliner Zeitung» reportó en tanto que la policía ya puso las primeras multas, por ejemplo, por transitar en aceras o sin datos del seguro.

Los conductores de los e-scooters deben utilizar carriles para bicicletas. Si estos no están disponibles, tienen que circular por la carretera. Con una velocidad máxima de 20 kilómetros por hora, los patinetes eléctricos transitan a una velocidad similar a un ciclista moderadamente veloz.

En algunos lugares pudo verse que personas jóvenes se subían de a dos en un e-scooter o que llevaban consigo a un niño. Los cascos fueron utilizados por una minoría de los usuarios de este nuevo medio de transporte. Si bien estos no son obligatorios por ley, casi todos los arrendadores instan a sus clientes a ponérselos.

El alquiler de los patinetes eléctricos no resulta del todo barato, con un costo inicial de un euro (1,14 dólar) por viaje, más 15 centavos adicionales por minuto.

Si se emplea cinco minutos, el precio asciende a 1,75 euros, o sea el valor de un viaje corto con el metro o con el tren de cercanías en Berlín. Después de 12 minutos, el alquiler asciende a 2,80 euros, por ese precio se puede conseguir un boleto para viajar dos horas en bus o en tren.

Hasta ahora el alquiler de los patinetes eléctricos no varía, pero en vistas de la competencia los precios aún podrían experimentar modificaciones.