La navidad es una época que emociona a grandes y pequeños por igual. Por ello, cuando llega diciembre se espera con fervor, cada uno de esos pequeños detalles que anuncian el inicio de la temporada navideña. En este sentido, la iluminación festiva de los edificios más emblemáticos de la ciudad, suele ser un fiel indicativo de esto

Pues, las luces de navidad son más que un simple elemento de iluminación de exterior y las decoraciones navideñas. Estas son sin duda alguna, un elemento clave en el espíritu navideño de las personas. Las grandes responsables de la magia propia de las festividades.

Por ello, las organizaciones y ayuntamientos del mundo año tras año, se esmeran en vestir de luminosa gala navideña sus estructuras. Conocen la importancia que esto tiene, tanto para quienes hacen vida en estos edificios como para los transeúntes y la comunidad en general.

En este sentido, una rápida vuelta al mundo, da muestra de esta tendencia. Un claro ejemplo de ello, es el Rockefeller Center en Nueva York. Asimismo, las urbes españolas dan muestras cada año con deslumbrantes decorados llenos de colorida iluminación navideña de calidad y ambientaciones propias de esos días.

Crear un ambiente festivo

La razón de que empresas, organizaciones y ayuntamientos se esmeren en llevar a cabo colosales decoraciones, es la intención de contribuir al ambiente festivo. Esto, con el fin de ofrecer a los ciudadanos una manera diferente de ver, sentir y disfrutar la ciudad.

Resulta innegable el potencial de la iluminación de calidad, para transformar fachadas grises en cálidos obras de arte navideñas llenas de brillo y color. Esto es particularmente cierto, durante la época navideña.

Sin embargo, para lograr esto, es preciso contar con personal técnico capacitado, así como creativos, presupuesto suficiente y sobre todo luces de calidad. Así, la adquisición de estas no debe tomarse a la ligera. Apostar por la calidad, es garantía de ambiente festivo a lo largo de toda la temporada.

Seguridad y ahorro energético

La iluminación navideña de calidad, no solo es aval de un ambiente cálido y festivo. También es una sólida garantía de ahorro energético. En este sentido, el uso de iluminación de calidad conlleva un ahorro del más de 90%. Esto en relación al consumo de las antiguas bombillas navideñas.

Esto, se traduce en decoraciones respetuosas con el medio ambiente. Especialmente si se considera que la decoración de edificios como ayuntamientos, implica el uso de enormes cantidades de extensiones y cortinas decorativas.

Además, las luces navideñas de calidad para exteriores también son más seguras. Pues, a diferencia de las pequeñas bombillas de vidrio usadas en el pasado, estas no contienen filamentos internos, ni generan grandes cantidades de calor. En consecuencia, pueden permanecer cerca de árboles u otros elementos combustibles sin riesgos de incendio.

Por otra parte, las luces navideñas de calidad de tecnología LED son muy resistentes. Pueden, así emplearse en ambientes húmedos, fríos o calurosos, e incluso permanecer en la intemperie sin dañarse o deteriorarse.

Blanco como la nieve

Entre las organizaciones del sector privado y público, es común el uso de edificios oscuros y monocromáticos. Estos son el lienzo perfecto para usar iluminación navideña de calidad en color blanco frío. Pues, su iluminación intensa permitirá que edificios modernos y antiguos resplandezcan en encanto y espíritu navideño.

Para ello, la tecnología LED, típica de las luces navideñas de calidad, ofrece cortinas de uso exterior. Además, la variedad de tonalidades blancas disponibles en las bombillas LED, permiten una iluminación fría. Esta, evoca la nieve típicamente asociada a la navidad, sin restar sobriedad al edificio o a la organización que opera en él.

Montaje fácil y rápido

La instalación y montaje de luces navideñas de calidad se puede hacer fácilmente y en muy poco tiempo. Así, incluso la decoración de una enorme fachada organizacional puede lograrse en unas pocas horas. Aunque esto puede variar según el diseño que se desee llevar a cabo.

En primer lugar, el equipo técnico debe cerciorarse de que las luces funcionan correctamente antes de montarla. Posteriormente se ha de colocar las extensiones o cortinas desde lo alto del edificio. En la mayoría de las ocasiones se precisará de bridas o abrazaderas para ir asegurando y tensando metro a metro.