Stuttgart/Berlín, 12 jun (dpa) – Con Wimbledon en el horizonte y el número uno del ranking como objetivo, el suizo Roger Federer reaparecerá mañana en el torneo de Stuttgart tras saltarse toda la gira de arcilla.

Llega la hierba y el campeón de 20 Grand Slam regresa a las pistas dispuesto a demostrar su dominio. Debutará en el certamen alemán, de categoría ATP 250, tan solo tres días después de que su rival y amigo Rafael Nadal conquistara su undécimo Roland Garros en París.

“Estar en Stuttgart es una motivación extra. Salir de aquí con el número uno sería estupendo, por supuesto”, admitió Federer este lunes ante la prensa.

Federer lleva 21 años desempeñándose como profesional en el mundo del tenis, tantos como tiene el alemán Alexander Zverev, que lo sigue en el ranking mundial y es hermano de Mischa Zverev, el primer rival al que se medirá en el campeonato germano.

“(Zverev) siempre es peligroso. Yo hice una pausa durante varios meses y por eso debo bajar las expectativas. Arranco en frío y eso no es fácil”, señaló el multicampeón en vísperas de su enfrentamiento al número tres del mundo.

Con 8.670 puntos en el ránking mundial de tenis, el suizo se sitúa segundo en el listado de la ATP a tan solo 100 puntos de Nadal. Tres partidos le bastarían para portar de nuevo la corona de laurel porque con tan solo llegar a la final del torneo germano, Federer lograría desbancar al español de la primera posición.

Stuttgart es un torneo que Federer conoce bien. Estuvo tanto en 2016 como en 2017. En su última participación perdió en octavos de final ante el local Tommy Haas.

El veterano campeón suizo, de 36 años, llega a la hierba alemana después de tres meses sin competir. Su último partido fue en la primera ronda de Miami, donde cayó contra todo pronóstico.

Después, y al igual que el año pasado, decidió no competir en la gira europea de polvo de ladrillo para centrarse en Wimbledon, el tercer Grand Slam de la temporada y donde defiende el título.

Federer será el gran favorito en Stuttgart, donde también estarán tenistas como el francés Lucas Pouille, el canadiense Milos Raonic, el surcoreano Hyeon Chung, el australiano Nick Kyrgios y el español Feliciano López.

Solventado el trámite de Stuttgart, Federer centrará todos sus esfuerzos en llegar a punto a Londres. “La victoria en Wimbledon es lo máximo del tour. Siempre que tengo posibilidad de elegir, opto por ir a Wimbledon”, subrayó Federer, recalcando que el torneo inglés supone para él un mayor desafío que vencer a Nadal en París.

Por Kristina Puck y María Prieto (dpa)