Fráncfort, 30 dic (dpa) – La vivienda alemana sigue encareciéndose tras casi una década de auge inmobiliario, según un análisis realizado para la agencia dpa por el instituto de investigación inmobiliaria GEWOS, con sede en Hamburgo.

El aumento de los precios para la compra de inmuebles continuó imparable en el tercer trimestre de 2018, señala el informe. Las viviendas privadas costaron una media de un 8,2 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior, lo que supone alrededor de 1.875 euros por metro cuadrado construido.

El boom inmobiliario permanece así inalterable: en otoño de 2017, los precios habían experimentado el mismo fuerte crecimiento en el plazo de un año. Los precios de la vivienda propia aumentaron en un 7,6 por ciento y llegaron a 2.455 euros por metro cuadrado.

La vivienda se encareció más en las siete mayores ciudades alemanas donde, con un aumento del 11,3 por ciento, pasó a una media de 4.110 euros por metro cuadrado.

“No parece que esta tendencia alcista se vaya a frenar”, declaró Carolin Wandzik, gerente de GEWOS. La vivienda privada registró en las grandes urbes un crecimiento del 9,3 por ciento en el plazo de un año, lo que significó un precio de 5.690 euros por metro cuadrado.

La vivienda en los distritos del este de Alemania, salvo en Berlín, fue considerablemente más barata. Allí el precio medio fue de 1.165 euros por metro cuadrado. No obstante, la vivienda privada se encareció bastante con un 7,4 por ciento más, es decir, 1.400 euros por metro cuadrado.

El estudio se centró en el análisis de inmuebles céntricos y construidos durante los últimos 30 años que se ofrecieron en el portal inmobiliario Immobilienscout24.