La venta de coches subastados, poco conocida y muy rentable

0
186

El coche es, para la gran mayoría, el segundo objeto en importancia, después de la vivienda. Los ciudadanos en los países avanzados dan por hecho que, en algún momento, a lo largo de su vida, tendrán un vehículo particular en propiedad. Lo que pocos saben es que hay diferentes formas de adquirirlos, por ejemplo, acudir a una subasta.

La compra de un vehículo particular es un momento de gran importancia para la vida de los ciudadanos. La forma de adquirirlo más habitual es la compra en un concesionario de la marca que más guste al comprador. Aunque hay otros sistemas, como es el de comprarlo en una empresa de vehículos de segunda mano y de ocasión, a un particular, en el extranjero con agencias de intermediación e incluso acudiendo a una subasta de coches.

Es esta última una opción bastante desconocida para la mayoría de las personas, aunque puede representar encontrar una verdadera ganga. Y es que en las subastas de coches salen a la venta vehículos que han sido embargados o incautados por algún organismo, público o privado. Se pueden encontrar muy buenos vehículos, en perfecto estado a precios fabulosos, sobre todo si son  vehículos que pertenecen a los organismos oficiales y por ahorro o desuso se venden.

¿Dónde y cómo comprar coches en subastas?

Una vez que se conoce esta opción, el comprador encuentra otro lugar donde dirigir sus pasos antes de dar el definitivo y comprar un coche. Lógicamente, este mercado se abre dentro del campo de los vehículos de segunda mano, pues no suele haber casos de coches nuevos en subastas.

Dónde

Para contestar la pregunta dónde se realizan las subastas de coches, basta con hacer clic en la dirección web https://adesa.eu/es/ para acceder a la página especializada en subastas de coches online; Adesa, el sitio web donde comprar en línea todo tipo y modelos de coches extranjeros.

Gracias a esta página web, el interesado podrá acceder a los mejores mercados de subastas en Europa, es decir, Bélgica, Francia, Italia, Países Bajos y Alemania. En estos países se da un gran movimiento de compraventas de coches usados. Ahora, con la página web de Adesa, el comprador español tendrá acceso a estos espacios comerciales donde se alcanzan unos precios muy económicos y la oferta es la más variada posible.

En internet cada vez se encuentran más sites dedicadas a ofrecer este servicio. Una búsqueda rápida ofrecerá una amplia cantidad de estas páginas. En algunos casos como el referenciado, la calidad en el servicio está asegurada y los vehículos que se encuentran tienen las máximas garantías, pues pasan por revisiones fiables. Estos vehículos vienen directamente de concesionarios y vendedores profesionales. A través de la plataforma se contacta con un vendedor que servirá de guía para acometer los trámites de manera rápida, sencilla, segura y sin complicaciones.

Pero, también hay otros sitios online donde el parque automovilístico que se ofrece es nacional. Estos coches pueden provenir de decomisos policiales, de los vehículos oficiales de políticos que deciden ahorrar en gastos. Últimamente, incluso de bancos y empresas de renting utilizan este sistema para promocionar su propia liquidación de automóviles que proceden de sus flotas dedicadas al alquiler.

En definitiva, los lugares donde se pueden comprar coches en subasta son en las webs especializadas, que ofrezcan las suficientes garantías como la mencionada ADESA, en las pujas organizadas por Ayuntamientos, Comunidades Autónomas, e incluso por el Gobierno de España (informada previamente en el BOE), en la liquidación de vehículos que realiza el Ministerio de Empleo y Seguridad Social que provienen de embargos.

Cómo

Como norma general, no hay límites para participantes y ni requisitos para formar parte de una subasta de coches. Sí que hay que asegurarse de disponer del dinero con el que se vaya a pujar. Parte de ese dinero hay que depositarlo en fianza en el lugar en que se va a realizar la puja. Si es en internet, se realiza por medio de la plataforma que hace de intermediario, y si es presencial, se hace ante la persona encargada.

Si lo que se va a subastar es un único vehículo valorado en varios miles de euros, la fianza a depositar es de un 5 % del precio de salida. Un dinero que se pierde si se decide echarse para atrás en una oferta realizada durante la subasta. Pero estos casos son muy especiales, y poco numerosos.

El primer consejo que habría que tener en cuenta cuando se participa en una subasta es haber conseguido suficiente información sobre el vehículo o vehículos por los que se van a pujar. Conocimiento que determinará el grado o nivel de la puja que se está dispuesto a alcanzar. Es igualmente conveniente marcarse un tope en la puja para aquel coche objeto de interés e incluso para el resto de la puja.

Se debe prestar atención en cada coche por el que se va a pujar al kilometraje (que no esté manipulado), el mantenimiento, el contrato de compraventa, el estado legal, las deficiencias y el pago.

Para acertar en la subasta se deberá leer atentamente el catálogo de la compraventa, contrastar la información, ver el coche de interés, acudir (si es posible) presencialmente a las subastas, tener en cuenta la comisión de la casa de apuestas (entre el 5 y el 10 %), los impuestos y el traslado.