La UE declara persona ‘non grata’ a la representante de Venezuela

(EP) – Los países de la Unión Europea han acordado este jueves declarar persona ‘non grata’ a la representante de Venezuela ante la Unión Europea, Claudia Salerno, en respuesta a una decisión homóloga tomada ayer por el país sudamericano.

«Esta es una respuesta a la decisión del Gobierno venezolano de declarar a la líder de la delegación de la UE en Venezuela ‘persona non grata'», reza el texto.

En el comunicado, los 27 lamentan que esta medida sea «completamente indeseada» y «contraria al objetivo de la Unión Europea de desarrollar relaciones y construir alianzas con terceros países».

Horas antes, desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania se criticó la decisión de Venezuela de expulsar a la embajadora de la Unión Europea en Caracas, Isabel Brilhante Pedrosa, asegurando que con ello, «el régimen de Maduro está cerrando importantes canales de comunicación en lugar de resolver la crisis que se avecina en el país».

Esta palabras han sido respondidas por el ministro de Asuntos Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, quien ha asegurado que la única vía para reactivar el diálogo es revertir «las medidas coercitivas, las interferencias sistemáticas en asuntos internos, el desconocimiento de instituciones soberanas y el apoyo a factores golpistas y violentos por parte la UE (Alemania)».

El miércoles, el Gobierno de Venezuela declaró persona ‘non grata’ a la embajadora de la Unión Europea en Caracas, Isabel Brilhante Pedrosa, a la que dio 72 horas para abandonar el país, después de la última batería de sanciones contra el país y las autoridades venezolanas.

Arreaza entregó personalmente la orden de expulsión a Brilhante y justificó la medida alegando que «las circunstancias así lo exigen», pues son ya «más de medio centenar» de decisiones relativas a «eso que llaman sanciones», la cuales, recalcó violan la Constitución venezolana.

El ministro venezolano cuestionó además que la UE tuviera «alguna autoridad moral, que no la tienen, ni tampoco legal, para imponer castigo alguno a ciudadanos de otro país».