En la actualidad vivimos en una sociedad hiperconectada a todos los niveles, desde el ámbito doméstico a las administraciones públicas pasando por el sector empresarial, y es que la tecnología nos ofrece un buen número de ventajas mejorando la calidad de vida de las personas y la eficiencia en las empresas.

En el ámbito empresarial es algo que aunque llegó en primer lugar a las grandes empresas y multinacionales también está calando incluso en las empresas más pequeñas. Además es algo transversal, ya que la tecnología está presente en todos los niveles de empleados, desde la gerencia el nivel más bajo; y en todo tipo de sectores empresariales como la industria, el comercio o las empresas de servicios.

Pero aunque a priori se pueda pensar que el uso de la tecnología son todo ventajas, lo cierto es que también tiene su parte negativa para las empresas especialmente cuando la seguridad informática está en riesgo y la empresa puede sufrir algún tipo de ataque informático en el que perder información valiosa o sufrir daños irreparables.

Esto está provocando que las empresas estén buscando en el mercado de trabajo perfiles de profesionales expertos en ciberseguridad para asegurar en la medida de lo posible los equipos y sistemas informáticos de la empresa. Y es que un experto en seguridad informática que haya cursado un master en seguridad informatica está perfectamente preparado para llevar a cabo todo tipo de acciones de prevención y detección de amenazas así como acciones de recuperación con posterioridad al ataque si no se ha podido evitar.

¿Cuáles son los riesgos de no contar con seguridad informática en una empresa?

Aunque se pueden llevar a cabo muchas acciones de prevención y aseguramiento en el área informática está demostrado que no es suficiente, ya que en empresas en las que se procesa grandes cantidades de información y datos la vulnerabilidad a sufrir un ataque informático o las consecuencias de un virus aumentan. Estar expuesto a un riesgo así puede poner en dificultades el funcionamiento de la empresa ante el riesgo de sufrir robo de datos, actividad administrativa o datos fiscales de la empresa, pero también de otra información realmente importante como la que se muestra a continuación:

Robo de información comercial

Uno de los daños más graves que puede sufrir una empresa a causa de una vulneración de la seguridad informática es por el robo de información comercial o de productos propios innovadores que la competencia desconoce y a la que no tiene acceso de ninguna forma. Por causa de un robo en un ataque informático esta información puede caer en manos de empresas de la competencia que pueden conocer los planes de futuro de la compañía y boicotear sus posibles movimientos en el mercado.

Deterioro de la imagen de la empresa

La imagen de la empresa se puede ver profundamente deteriorada tras sufrir un ataque informático o hackeo, y es que es algo que tanto inversores como clientes actuales y futuros ven de forma muy negativa. Se trasmite la imagen de una empresa débil y vulnerable que no es capaz de mantener un nivel de seguridad óptimo.

Pérdidas financieras de la compañía

Un ataque informático puede poner en jaque a una empresa y afectar de forma importante a su normal funcionamiento, algo que sin duda influirá en los resultados de la misma pudiendo incluso caer en situación de pérdidas financieras. Y es que aunque parezca algo exagerado a priori cada vez se dan más casos de empresas que por no tener un experto en seguridad informática dedicado en exclusiva a esa tarea han sufrido ataques tan duros que han llevado a la empresa a la quiebra.

Fuga de datos de clientes y empleados

Cuando la seguridad de una empresa se ve vulnerada suelen producirse robos de datos de empleados de la propia empresa y/o de los datos de los clientes. Y es que en la actualidad los datos son un producto más con el que comerciar y muchos delincuentes cibernéticos realizan ataques para robar información de interés de clientes y empleados de las empresas.

Estos son solo algunos ejemplos de los riesgos más comunes a los que una empresa se puede enfrentar por no contar con niveles de seguridad informática adecuados con un profesional especializado realizando tareas de prevención y detección de ataques. Gozar de seguridad informática no es ningún capricho para las empresas a día de hoy, por lo que todos los esfuerzos que se hagan en esta dirección son bienvenidos.