Sostenibilidad: esta palabra se ha convertido en clave para todos aquellos que deseamos respetar el medioambiente y los ecosistemas naturales y por ende, encontrar modos alternativos para poder seguir satisfaciendo nuestras necesidades actuales sin condenar a las futuras generaciones. La sostenibilidad se basa en apoyar el progreso pero manteniendo un cierto equilibrio entre el bienestar de la sociedad y el del planeta.

El término puede aplicarse a todos los ámbitos: al económico, al social y al ambiental y dentro de la sostenibilidad ambiental, apostar por las energías renovables es el gran desafío de los últimos tiempos. El sector automotriz se ha lanzado de lleno a investigar formas alternativas al petróleo que permitan desarrollar vehículos sostenibles, menos contaminantes, cuyo ciclo de vida tenga un menor impacto ambiental. De allí el auge de los coches eléctricos que particularmente en España, ha visto un aumento sustancial en los últimos años. Y aunque la autonomía siga siendo uno de los principales motivos de preocupación para el usuario, las grande marcas como Renault, por ejemplo, ya se han puesto a investigar la manera en la que los coches eléctricos puedan recargar sus baterías en marcha.

Es que cada vez hay más conciencia en relación a la necesidad de encontrar respuestas ecológicas, o por lo menos más sostenibles en cuanto al desplazamiento. La sociedad se ha ido informando y por ende comprendiendo las ventajas de elegir la opción más eficiente y menos contaminante. Un ejemplo entre lo tenemos en la tienda online de patinetes eléctricos, ya que un patinete eléctrico representa una clara opción de transporte para moverse en la ciudad y reducir la contaminación.

Los monopatines eléctricos son la alternativa como vehículos eléctricos sostenibles porque combinan las ventajas ecológicas de una bicicleta con la velocidad de una moto. Permiten el desplazamiento ágil, facilitando una movilidad rápida y práctica, llegando a todos aquellos lugares a donde el coche no llega. Son portables, no pesan más que unos 10 kilos, y por sobre todo, suman al concepto de sostenibilidad, cada vez más prioritario en centros urbanos donde la contaminación se ha transformado en un serio problema.

La mentalidad está cambiando, y también lo están haciendo las leyes, que buscan reducir la circulación de vehículos contaminantes imponiendo ciclos de veda de circulación o promoviendo el uso de todo tipo de vehículos eléctricos.