Arena blanca, aguas cristalinas, fruta fresca, maravillas de la naturaleza, aventura, corales multicolor, artesanía, diversión, gente amigable… Todo esto es el caribe.

La cantidad de opciones y destinos por los que puedes optar son innumerables; ¿por qué conformarte con uno sólo?

Gracias a los cruceros, podrás disfrutar del relax del viaje desde el primer momento, atracando en los puertos principales y conociendo diferentes países sin necesidad de pensar en complejas combinaciones.

Visitarás los puertos más destacados sin ninguna prisa, escogiendo las actividades y excursiones que realizar en cada uno de ellos.

Muchas opciones para disfrutar

Son muchas las alternativas de precios, fechas y opciones en los cruceros por el caribe. Desde el clásico “niños gratis” hasta ofertas para parejas y familias numerosas.

De entre todas ellas, lo importante es que veas bien lo que incluye, para que no tengas que sentirte como Jack Sparrow pasando penalidades a bordo de su Perla Negra.

Si más bien, pretendes que se parezca a la serie Vacaciones en el mar, chequea las ofertas de cruceros por el caribe todo incluido. Esta opción te permitirá no tener que preocuparte absolutamente de nada más que de disfrutar.

Piensa que quizá sólo vivas esta experiencia una vez en la vida, por lo que merece la pena que selecciones una compañía que te de esta opción, sin tener que estar pensando en limitaciones de cualquier clase.

Comprueba siempre qué es lo que está incluído. Revisa qué tipo de comidas, bebidas, actividades y excursiones incluye el paquete que te han ofertado.

Los mejores puertos del Caribe

En un buen crucero por el Caribe no puede faltar la visita a las islas más vírgenes. Dominica, Martinica, o Isla Catalina cuentan con playas paradisíacas donde sólo tendrás que pensar en el modelo que vas a llevar para salir fotos que te vas a hacer.

Incluso en determinados destinos, contarás con playas privadas exclusivas para los pasajeros de algunos cruceros.

Y para rematar el viaje… serás welcome to Miami. Una de las ciudades más divertidas y animadas de todo Estados Unidos.

Considerada durante mucho tiempo el lugar de jubilación de los mayores estadounidenses, hoy es un epicentro de artistas callejeros que hacen de la ciudad uno de los puntos más calientes de la costa este americana.

Y si te sabe a poco, puedes visitar las famosas ciénagas que rodean la ciudad, escenario de tantas tramas en películas y series.

Actividades complementarias

Si eres una persona activa, no todo tiene por qué ser relax. La mayoría de los cruceros ofrecen actividades complementarias.

¿Has imaginado alguna vez los colores que pueden verse debajo del mar? Disfrutarlo en directo no tiene nada que ver con los documentales. Hacer Snorkel en un arrecife de coral caribeño cambiará tu manera de ver el mar.

Si prefieres la superficie, podrás disfrutar de excursiones en kayak; la transparencia de las aguas hará que puedas ver prácticamente lo mismo que con la máscara de buceo.

Y si te gusta que te lleven, una excursión en catamarán te permitirá llegar a las zonas más salvajes e inexploradas, haciéndote sentir único y especial.

Por todo esto y mucho más, un crucero por el Caribe es una experiencia única e irrepetible que todo el mundo debería vivir, al menos una vez en la vida.