Copenhague, 29 oct (dpa) – La contaminación sigue siendo muy alta en Europa y constituye la principal causa de las muertes prematuras en 41 países del continente, según informó hoy la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA), con sede en Copenhague.

En su último informe sobre la Calidad del Aire en Europa en 2018, que este lunes presentó en la capital danesa, la agencia se remitió a los datos de más de 2.500 estaciones para medir la polución instaladas por toda Europa.

Pese a los lentos avances, en muchos lugares se superaron los valores límites recomendados por la Unión Europea y de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el año 2015, los científicos registraron unos 442.000 casos de muertes prematuras relacionadas con la contaminación del aire. De esas muertes, unas 391.000 se dieron en los países miembros de la Unión Europea. Las causas son las partículas finas, el ozono y el dióxido de nitrógeno, que causan o empeoran las dolencias respiratorias, las enfermedades cardiovasculares o el cáncer y que además acortan la vida, según la EEA.

El informe señala como la principal fuente de la contaminación el tráfico, la generación de energía, la agricultura, la industria y los hogares.

“Las emisiones del tráfico rodados son a menudo peores que las (que provienen) de otras fuentes”, señaló el director de la EEA, Hans Bruyninckx.

Se emiten cerca del suelo, a menudo en las ciudades y, por tanto, cerca de las personas. Pero las emisiones no afectan sólo a las personas. La contaminación del aire, señala la agencia, puede dañar ecosistemas, suelos, bosques, lagos y ríos, así como reducir cosechas.

Una normativa más severa para mantener la limpieza del aires y mejores estándares para las emisiones de los vehículos, de los vehículos, de la industria y la generación de energía han contribuido desde 1990 a disminuir a la mitad, más o menos, las muertes prematuras.