Guadalajara (México), 30 nov (dpa) – El escritor angoleño José Eduardo Agualusa aseguró que la literatura “ayuda a reconocerse en el otro”, algo que necesitamos estos días con esta “ola de migraciones”, sobre todo en Centroamérica, rumbo a Estados Unidos.

“La literatura puede ayudar a cambiar las cosas, puede ayudar siempre, ayuda a reconocerse en el otro. Ahora con esta ola de migraciones rumbo a Estados Unidos, si la literatura latinoamericana fuera más fuerte en aquel país, la gente se podría reconocer en las personas que están huyendo”, señaló el escritor africano en entrevista con dpa.

El angoleño de 57 años, que actualmente vive “en una pequeña isla en el norte de Mozambique” con su mujer y su hija presentó esta semana “La sociedad de los soñadores involuntarios” en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

“Si te reconoces en el otro, no puedes matarlo, no puedes torturarlo. Los torturadores no se pueden colocar en la piel del torturado, porque no son capaces de seguir torturando. La ficción, en particular, coloca a la gente en la perspectiva del otro”, añadió.

“De esa forma se promueve la empatía, que es lo que necesitamos estos días. Si piensas en (Donald) Trump, él es lo que es porque es una persona totalmente ajena a la empatía. Quizá si leyera ficción sería una mejor persona”, explicó. “Creo que la literatura puede mejorar a las personas. Pero estos hombres no leen. Ni Trump ni (Jair) Bolsonaro: son totalmente analfabetos”, dijo Agualusa.

dpa : Usted nació en Angola, pero es hijo de portugueses y nieto de brasileños. Además, vivió en Río de Janeiro, Lisboa y Berlín, pero, ¿de dónde se siente?

Agualusa : Me siento bien en donde están mis amigos y todas las personas que me gustan. Ahora estoy viviendo en una pequeña isla en el norte de Mozambique con mi mujer y mi hija bebé. Me gustaría volver a Angola. Está, desde un punto de vista político, mucho mejor. El presidente ha cambiado y está intentando combatir la corrupción y promoviendo una mayor apertura política.

dpa : ¿Y su literatura de dónde es? ¿Portuguesa, angoleña, brasileña?

Agualusa : La mayor parte de mis libros son sobre Angola. Pero tengo algunos cuya acción ocurre en otros territorios, pero esos libros son escritos por alguien que tiene una mirada angoleña. Escribo sobre la India o sobre Brasil, pero siempre con una mirada angoleña.

dpa : ¿Por qué cree que Occidente esté obsesionado con África “en general” y no con los autores y experiencias de cada país o región?

Agualusa : Depende de qué países estás hablando. En Francia se conoce bastante bien la África que habla francés y los portugueses la África que habla portugués. Hay intercambios comerciales y culturales entre Portugal y Angola, por ejemplo: se consume mucho, sobre todo la música angoleña, en Portugal. Hay una distinción. Los portugueses saben decirte donde está Angola, pero no Malí.

Falta una perspectiva completa. En América Latina, no sé muy bien, pero por ejemplo en Brasil se conoce poco. Pero hay un interés creciente, porque en los últimos 15 años hubo una creación de una clase media nueva que es en gran parte de origen africano. Eso fue una obra de Lula (Da Silva, ex presidente brasileño), completamente.

Sacó mucha gente de la miseria. Cometió muchos errores también, pero esta clase media está intentando reencontrarse con África, porque precisa de eso para encontrar su propia identidad. En Brasil está ese fenómeno nuevo, la búsqueda de una literatura africana contemporánea.

Cuando viví en Río de Janeiro no había escritores africanos en las librerías, y ahora en todas puedes encontrar obras de africanos, algunos muy populares como Mia Couto, más incluso que escritores locales. También de Chimamanda (Ngozie Adichie). No es un fenómeno total, pero hay un interés por la literatura africana.

dpa : Ahora que habla de Brasil, ¿cómo se explica la situación actual del país sudamericano?

Agualusa : Es muy extraño, fue un “shock”, yo no creía que sería posible el triunfo de Bolsonaro. Se explica de diversas formas. El PT (Partido de los Trabajadores) cometió muchos errores. Y, por otro lado, está la cuestión de las iglesias evangélicas, que crecieron muchísimo en Brasil, que cuentan con una bancada en el Parlamento, y que decidieron las elecciones. En el momento en que dijeron “vamos a votar a Bolsonaro”, subió 15 puntos de un día para otro, fueron fundamentales. Tienen un proyecto político de extrema derecha, esto ayuda a explicar el triunfo de Bolsonaro.

dpa : ¿Desde la literatura es posible hacer algo para contrarrestar el avance de este tipo de fuerzas políticas?

Agualusa : Quizá algo que podríamos hacer, pensando en Latinoamérica, sería promover la literatura de nuestros países en Estados Unidos, por ejemplo, intentando que los americanos empiecen a leer más sobre otros países, otros pueblos.

En Europa, más del 50 por ciento de la ficción publicada viene de otros países, en Portugal el número es mayor. Pero en Estados Unidos, la ficción traducida es menor del dos por ciento. Nuestros países deberían hacer esto como una estrategia de defensa, incluso, promover la literatura latinoamericana allá, debido a todos los movimientos migratorios.

dpa : ¿Qué papel juega el tema de la guerra sus novelas?

Agualusa : La guerra civil en Angola empezó cuando yo nací, duró 40 años, toda mi vida viví la guerra, es imposible hablar de Angola sin que esté la guerra de alguna forma, no puedes. Pero soy muy optimista con el presente, se está combatiendo la corrupción, me parece sincero ese combate del nuevo presidente (João Lourenço). El país es muy rico en petróleo, en diamantes, en agricultura, no es muy difícil de que se desarrolle de forma más justa, pero hay que combatir la corrupción. Si lo hace de forma seria, no hay razones para no ser optimistas.

dpa : De todos los lugares en los que ha estado, ¿hay alguno al que no le gustaría volver, ni siquiera metafóricamente?

Agualusa : No me gustaría volver al pasado histórico. Una de mis novelas (“La reina Ginga”, también presentada en la Feria de Guadalajara) habla sobre una reina angoleña que vivió en el siglo XVII, el cual he estudiado, y no me gustaría volver ahí. Nos olvidamos, pero cuando decimos “las cosas son terribles”, no es así, las cosas nunca fueron tan buenas como hoy. La esclavitud, la inquisición católica, cosas absolutamente terribles que no va a haber más, son parte del pasado. No quiero volver ahí nunca.

JOSÉ EDUARDO AGUALUSA: El escritor y periodista angoleño (Huambo, 1960) obtuvo en el 2007 el “Independent Foreign Fiction Prize”, otorgado por el diario británico “The Independent”, además de ser nombrado por la crítica como una de las principales voces de la literatura africana contemporánea.

Por Manuel González Vargas (dpa)