Jatta entrena con el Hamburgo en plena polémica por su identidad

0
58
Foto: Christian Charisius/dpa

Hamburgo, 8 ago (dpa) – Bakery Jatta, el jugador del Hamburgo acusado por una investigación periodística de mentir con respecto a su edad y nombre, participó hoy junto al resto de sus compañeros en la primera sesión de entrenamiento de la temporada.

El futbolista nacido en Gambia fue recibido con aplausos por la mayoría de los cerca de 500 aficionados que acudieron a presenciar la sesión en el campo de entrenamiento del club alemán.

Poco antes, el club mostró su respaldo al jugador, emitiendo un comunicado en su defensa.

«Respaldamos por completo a Bakery y seguiremos contando totalmente con él para los entrenamientos y los partidos, sobre todo porque es un jugador valioso, muy integrado y valorado en el equipo», señaló Jonas Boldt, director deportivo del club, en un comunicado emitido por el Hamburgo.

Boldt defendió que Jatta cuenta con un pasaporte válido y una licencia para jugar, confirmando a su vez la validez del documento legal.

«Para nosotros es inaceptable que su legitimidad para jugar sea puesta en duda en base a presunciones», añadió.

El equipo, actualmente en la segunda división alemana, contactó también tanto con la Federación Alemana de Fútbol (DFB) como con la Liga Alemana de Fútbol (DFL) para defender la legitimidad de alinear a Jatta.

El Núremberg había presentado previamente una reclamación ante la DFL por su derrota ante el Hamburgo por 4-0 en la pasada temporada.

El Comité de Control de la DFB dijo que investigará el asunto.

Según una información publicada por el periódico «Sport Bild», existen dudas acerca de la identidad y edad de Jatta, quien llegó a Alemania en 2015 e inicialmente vivió cerca de la ciudad de Bremen.

Jatta firmó con el Hamburgo registrado como un joven de 18 años en junio de 2016. Sin embargo, la información de «Sport Bild» señaló que su edad actual sería 21 años, en lugar de los 23 que debería tener en base a aquel dato inicial.

De confirmarse la investigación, el hecho de que Jatta no fuera menor de edad en el momento de llegar a Alemania podría complicar su estatus como refugiado.