Miami, 13 sep (dpa) – Además del huracán “Florence”, que tocará la costa este de Estados Unidos en las próximas horas con gran furia, están también activas en el océano Atlántico, aunque con menor fuerza, las tormentas “Isaac”, “Helene” y “Joyce”.

Según el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami, la temporada de huracanes del Atlántico, que arrancó en junio pasado, atraviesa desde el lunes un pico de actividad que se repite año tras año debido a las temperaturas del océano y las ráfagas de viento.

“Isaac”, que alcanzó la categoría 1, se degradó a tormenta tropical con vientos sostenidos de 75 kilómetros por hora y mantuvo su dirección hacia el Caribe.

“Se esperan grandes cantidades de lluvia en Martinica, Dominica, Guadalupe y Puerto Rico”, detalló el NHC. “Esta lluvia puede causar inundaciones repentinas y peligrosas”, advirtió el Centro.

Sobre “Helene”, las autoridades confirmaron que seguirá degradándose en las próximas 72 horas, hasta desaparecer, y no representa peligro para ninguna costa.

Por su parte, “Joyce” alcanzó vientos de 65 kilómetros por hora y se ubicó a 1.575 kilómetros de las islas Azores sin motivar ningún tipo de alerta.

El NHC calculó al principio de la temporada una actividad cercana a lo normal para este año con máximo 16 tormentas, entre ellas cuatro huracanes de alta categoría, es decir, de 3 a 5, que es el máximo nivel que mide la escala Saffir-Simpson.

Hasta el momento se han formado en el Atlántico diez tormentas con nombre (cuando sus vientos superan una velocidad de 62 kilómetros por hora), de las cuales cinco se han convertido en huracanes.