Ifo rebaja expectativas sobre plan de estímulo del Gobierno alemán

68

Múnich, 29 jun (dpa) – El instituto alemán de investigación económica Ifo valoró de manera positiva los efectos del plan de estímulo propuesto por el Gobierno y aprobado hoy por el Parlamento, aunque rebajó las expectativas acerca del mismo.

«En general, las expectativas acerca de los paquetes de estímulo económico no deberían ser demasiado altas», manifestó el presidente de la institución, Clemens Fuest, quien sin embargó añadió que «es sensato y necesario apoyar la economía en esta situación crítica con recursos de política fiscal».

Según cálculos ofrecidos por Ifo, la reducción del impuesto al valor agregado (IVA), que entrará en vigor este miércoles, aumentará la producción económica de Alemania este año en 0,2 puntos porcentuales o 6.500 millones de euros (7.732 millones de dólares).

En contrapartida, la institución explicó que para el Estado la medida significará una pérdida de 20.000 millones de euros en ingresos fiscales, y que la demanda de bienes de consumo de producción nacional no aumentará en la misma medida.

Asimismo, el instituto Ifo informó que el conjunto de medidas previstas en el plan significará para las empresas un alivio de en total 64.000 millones de euros este año, así como de unos 10.000 millones para los hogares privados.

Por su parte, según los mismos cálculos, estas medidas supondrán al Estado germano un coste de 14.000 millones de euros adicionales y se calcula que la producción económica aumente un 0,9 por ciento este año como consecuencia.

Sin embargo, los investigadores del Ifo criticaron el plan de reembolso de las nuevas deudas contraídas, calculado de forma homogénea en cuanto a los pagos anuales a realizar entre 2023 y 2043.

«Este plan de reembolso sugiere que no se espera ninguna recesión en los próximos 20 años que pueda frustrar el plan de pago. Esto no es plausible», dijo el profesor Niklas Potrafke, jefe del Centro Ifo de Finanzas Públicas y Economía Política.

El experto consideró que Alemania debería volver a tener presupuestos públicos equilibrados lo antes posible y debería examinar el restablecimiento en 2022 del límite de endeudamiento presupuestario contemplado en la Ley Fundamental, suspendido de manera temporal a finales de marzo.