Experto alemán alerta sobre la incertidumbre comercial creada por Trump

0
61

Kiel (Alemania), 14 jun (dpa) – La incertidumbre creada por la política comercial del presidente estadounidense Donald Trump constituye el mayor riesgo para la economía mundial, opinó Gabriel Felbeyr, presidente del Instituto de Economía Mundial de la ciudad alemana de Kiel (IfW).

En declaraciones a dpa, Felbeyr consideró que, un año después del aumento de aranceles impuesto a China, «el principal problema es la inseguridad que Trump genera. Uno nunca sabe, qué país será el siguiente».

«Ese daño es más difícil de cuantificar, aunque seguramente es mucho mayor que el causado por los propios aranceles», dijo el economista alemán.

Según calculos proporcionados por Felbeyr, el impacto a largo plazo del aumento de aranceles se sitúa en torno a los 90.000 millones de euros (101.000 millones de dólares), en caso de que los aranceles entre China y Estados Unidos se mantengan al nivel actual.

«En relación a un volumen de comercio mundial de 15 billones de euros es comparativamente poco», apuntó Felbeyr.

Sin embargo, en opinión del presidente del IfW, lo peligroso es la creciente inseguridad que también se da en Europa: «Las empresas que tienen incertidumbre son reacias a invertir, ya que puede que los consumidores pospongan sus compras».

Además, según Felbeyr, «la sombra de aranceles en los automóviles sigue planeando sobre nosotros y ya está causando daños económicos».

Trump decidió, a mediados de mayo, aplazar en medio año su decisión de aumentar los aranceles a los automóviles producidos en Europa y Japón.

En caso de entrar en vigencia, Felbermayr calcula que el impacto en el producto interior bruto (PIB) alemán fluctuará entre los cinco y seis mil millones al año. «En la industria automotriz podría alcanzar entre siete y ocho mil millones», añadió el economista.

El presidente del IfW abogó por la creación de una coalición entre Europa y el resto de países que se verían afectados por una intensificación del conflicto comercial entre Estados Unidos y China.

«Al final, Europa es junto a ellos mucho más grande que Estados Unidos y China. Esto produciría un contrapeso con el que también se podría negociar», recomendó.