Berlín, 6 dic (dpa) – Una de cada dos pequeñas y medianas empresas alemanas ha sido objeto de espionaje por parte de competidores o agencias de inteligencia extranjeras o al menos sospecha de ello, según un estudio publicado hoy.

La encuesta realizada a 583 empresas forma parte de un estudio conjunto del Instituto Max Planck de Derecho Penal Extranjero e Internacional y el Instituto Fraunhofer de Investigación de Sistemas e Innovación y la Policía.

De acuerdo con este informe, los ataques se están extendiendo a todas los sectores y tamaños de empresas. “Los resultados de estas y otras encuestas muestran que ninguna empresa puede sentirse segura”, advierten los autores, que creen que existe un gran número de casos no denunciados. Muchos ataques pasaron desapercibidos y sólo una de cada cinco compañías afectadas presentó una queja, indicaron.

Sin embargo, casi una de cada cinco empresas con menos de 50 empleados no tiene una estrategia contra el espionaje, ya sea local o cibernético, según el estudio.

“La amenaza de espionaje existe tanto desde dentro como desde fuera”, escribieron los investigadores. “En muchos casos, el autor proviene incluso de un entorno empresarial: ya sean sus propios (o antiguos) empleados, empleados de terceras empresas, competidores o incluso clientes. Estos son particularmente peligrosos, ya que están particularmente bien situados para evaluar la situación de la empresa y el valor de cada información que se obtenga”.

Para contrarrestar esta situación se podrían utilizar incluso medidas sencillas, como normas para el personal, controles periódicos de las medidas de seguridad o encriptación de los mensajes de correo electrónico, indicaron.