Madrid/Londres/Bruselas, 24 nov (dpa) – El Gobierno español consiguió hoy garantías de la Unión Europea (UE) y el Reino Unido sobre la cuestión de Gibraltar y levantará el veto a los acuerdos sobre el “Brexit”, que se ratificarán el domingo en una cumbre extraordinaria en Bruselas.

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez reclamaba que los acuerdos que firmen Reino Unido y la UE sobre el “Brexit” (la salida del país del bloque) no se apliquen a Gibraltar, salvo que España dé su visto bueno. Por el contrario, la premier británica, Theresa May, quería incluir al peñón en la negociación.

Finalmente se logró una declaración conjunta del Consejo Europeo y la Comisión Europea que reconoce las exigencias de España, señaló hoy Sánchez.

Según fuentes diplomáticas en Bruselas, Madrid recibió el compromiso de que en el futuro tendrá el derecho a evaluar y aprobar los acuerdos relacionados con Gibraltar.

También el Gobierno británico reconoció por escrito esa interpretación de los acuerdos del “Brexit” en lo que se refiere a la situación del peñón. Según Sánchez, España ha logrado “un triple blindaje histórico”.

El peñón de Gibraltar, de apenas 6,7 kilómetros cuadrados situado en el sur de la península Ibérica, está bajo soberanía británica desde 1713, pero España lo reclama como propio. Madrid temía que el acuerdo sobre el “Brexit” terminase fijando el estatus de Gibraltar según la visión británica y sin intervención española.

España introdujo por eso el año pasado una suerte de poder de veto en la UE para cualquier decisión que afecte a Gibraltar, pero consideraba que un artículo del acuerdo sobre el “Brexit” no deja suficientemente claro que el tema del peñón debe ser negociado de forma bilateral entre Madrid y Londres.

Según los diplomáticos, la cuestión de Gibraltar era el último gran escollo antes de que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE ratifiquen el acuerdo de salida del Reino Unido y una declaración política sobre la futura asociación económica y de seguridad entre ambas partes después del “Brexit”.

Los 27 países que quedarán en la UE tras el “Brexit” ya mostraron a principios de semana su apoyo a los acuerdos de salida de Londres. El jueves los embajadores de estas naciones señalizaron su apoyo a la declaración política, según fuentes diplomáticas. El viernes se llevó a cabo otra ronda con representantes de los Gobiernos.

Aunque los principales problemas parecen solventados, May mantendrá esta tarde en Bruselas una última ronda negociadora con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Los temas que se abordarán en ese encuentro están abiertos.

En la cumbre del sábado los 27 países restantes de la UE ya no negociarán, sino que se limitarán a dar su aprobación oficial y final a los acuerdos. La reunión se celebrará por la mañana y para las 10:00 GMT hay pervista una rueda de prensa de Juncker y del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Este último envió hoy la carta de invitación a la cumbre a los países de la UE. “Durante estas negociaciones nadie quería vencer a nadie. Todos buscábamos un acuerdo bueno y justo. Y creo que finalmente logramos el mejor compromiso posible”, escribió.

“Aunque nadie tiene motivos para estar feliz ese día, hay algo que quiero destacar: en estos momentos críticos, la UE de 27 ha superado la prueba de la unidad y la solidaridad”, añadió.

Está previsto que el Reino Unido abandone la UE el 29 de marzo de 2019. Pero antes, May debe conseguir que los acuerdos del “Brexit” sean aprobados por el Parlamento británico, algo que no parece fácil de conseguir.