El PP de Carreño opina sobre la resolución que obliga a los vecinos de Carlos Albo y Perán a engancharse a la red general

Jose RamonEl PP de Carreño en un comunicado de prensa asegura que el Gobierno del PSOE, después de un largo letargo de quince años, parece haber tomado conciencia de su falta de actuación durante todo este tiempo en materia de saneamiento. Si el 31 de julio el alcalde dictaba una resolución para obligar a los vecinos de la calle Carlos Albo y la bahía de Perán a engancharse a la red general, hace pocos días el mismo alcalde sacó un bando para hacer algo parecido con los vecinos de la zona rural, pero en este caso en el tono más de recordatorio que caracteriza el bando, que de resolución administrativa terminante.

Desde el PP denuncian que el Gobierno del PSOE parece dispuesto tanto a orillar su responsabilidad en las obras de saneamiento, como a hacer una clara dejación de funciones al no aplicar la ley que permite que los vecinos que no disfrutan de saneamiento, queden exentos del pago del impuesto que ha sustituido al canon de saneamiento.

Los Populares recuerdan que la Ley del Principado de Asturias 1/2014, de 14 de abril del Impuesto sobre las Afecciones Ambientales del Uso del Agua, que es la norma que ha venido a sustituir a la antigua ley reguladora del canon de saneamiento, ha supuesto un cambio importante en relación con la situación anterior. En su artículo 6, y gracias a una enmienda promovida por el PP, se establece que están exentos del pago del impuesto: “los usos domésticos cuyo vertido posterior no pueda realizarse a través de redes públicas de alcantarillado.”

Además la propia ley define cuándo se entiende que el vertido puede hacerse a través de las redes públicas de alcantarillado, ya bien sea cuando la vivienda esté situada en suelo clasificado como urbano o en núcleos rurales de acuerdo con el planeamiento urbanístico vigente siempre que dispongan de infraestructuras públicas de saneamiento ya ejecutadas y en funcionamiento o cuando, tratándose de viviendas aisladas, existan a una distancia no superior de 100 metros de la vivienda redes de alcantarillado o infraestructuras públicas de saneamiento ya ejecutadas y en funcionamiento.

Hasta este momento, y por las denuncias de numerosos vecinos, el canon de saneamiento se sigue cobrando en muchos casos en los que de acuerdo con la ley del Principado que entró en vigor el pasado mes de abril, no hay obligación de pagar. El Gobierno local ni ofrece la información necesaria a los contribuyentes sobre este asunto, ni ha trasladado a los vecinos, ni a los partidos de la oposición, ni al Principado, la certificación de las zonas que no disponen de saneamiento ni de posibilidad de conexión, por lo que sospechamos que muchos vecinos siguen pagando un canon que ya no deberían abonar.

En este caso, rige la máxima del PSOE de Carreño: los vecinos a pagar, y los gobernantes a eludir su responsabilidad. Desde el PP exigen al Gobierno que empiece a aplicar esta norma de la que podrían beneficiarse muchos vecinos, especialmente de la zona rural.