Connect with us

Destacadas

El macramé invade los salones

Published

on

El macramé se multiplica como elemento de decoración de lámpara y plantas en el interior de las viviendas. Foto: Thomas Banneyer/dpa

(dpa) – No hay perfil en las redes sociales de «influencer» que se precie que no tenga algo de macramaé, la nueva moda.

Esta técnica de crear tejidos con nudos decorativos, que se originó en Oriente, es una de las tendencias actuales de diseño de interiores.

Si se tiene un poco de tiempo libre, uno se puede hacer fácilmente sus propios piezas colgantes de decoración para la casa, cestas colgantes para plantas, pero también joyas, ropa e incluso una mochila.

La experta en tendencias Nicolette Naumann cree que el hecho de que el macramé se haya convertido en una moda tan grande ahora está relacionado con el coronavirus.

El «do it yourself» (hágalo usted mismo) vivió un fuerte impulso durante la pandemia, ya que después de todo uno estaba condenado a quedarse en casa.

Según Naumann, para muchos el macramé se convirtió entonces en una forma de distenderse tras el trabajo en casa. La experta trabaja en la gestión de Ambiente, una feria de bienes de consumo que se celebra en Fráncfort.

Además, apunta, el macramé sintoniza con el espíritu de los tiempos que corren y el tema de la sostenibilidad. El macramé se hace con hilo de algodón, una materia prima que se puede conseguir de forma ecológica.

«Hace años hice mi primer mini colgante para la pared con hilo de yute», recuerda la experta en macramé Stefanie Siebenländer, que ha escrito un libro sobre esta técnica de tejer haciendo nudos. Dos nudos básicos son suficientes para hacer una pieza colgante para decorar una pared.

Con poco material uno crea su propia decoración

Además del hilo apropiado, que se puede comprar en una tienda especializada u online, también se necesitan unas tijeras y un anillo decorativo de madera. O incluso más simple: una rama. Si se quiere embellecer aun más el colgante de pared hecho en casa, se pueden añadir unas cuentas de colores, plumas u otros accesorios.

El nudo de alondra invertida se utiliza para unir las cuerdas a la rama o anillo decorativo, explica Siebenländer. Con el nudo cuadrado se tejen las cuerdas de forma decorativa para confeccionar la pieza. Y «ya está hecho el colgante bohemio», dice la experta en macramé.

No obstante, hay cientos de nudos. Cuanto más se domina la técnica, más elegante e interesante se vuelve este arte, señala Siebenländer. «Realmente es muy fácil de aprender», agrega.

Entrenamiento online en Youtube

En la plataforma de videos Youtube se pueden encontrar innumerables instrucciones para el macramé. «Una vez que se han comprendido los pasos básicos, es posible trabajar rápidamente de forma creativa e intuitiva en lugar de hacerlo según plantillas», aclara Naumann.

«Especialmente con los colgantes para la pared, se pueden implementar patrones muy libremente».

Esta experta en tendencias tiene un consejo extra con respecto al material que se emplea para hacer macramé. «Se puede incluso cortar prendas de ropa vieja en tiras y tejer macramé con ellas», apunta.

Para los brazaletes, por el contrario, el hilo fino es el adecuado, mientras que para las cestas colgantes se precisa un material más firme, como el de la cuerda. «Además, tiene que ser capaz de soportar peso», recuerda Naumann.

Si se prefiere una calidad superior, se debería usar lana virgen. «Cuando se trata de materiales, casi no hay límites, cada uno puede hacerlo de la manera que más le guste», dice la experta.

Desde el colgante para la pared hasta el adorno del árbol de Navidad

Una vez que se han aprendido los nudos básicos, se puede dar rienda suelta a la creatividad. Ambas expertas en macramé indican que lo que más se suele hacer son colgantes o murales decorativos para la pared. Siebenländer comenta, sin embargo, que está preparando sus adornos de macramé para el árbol de Navidad. «Creo que pueden ser un gran regalo también», señala.

Y si se produce un error al hacer el nudo, se puede deshacer fácilmente. «Pero siempre conviene tener suficiente hilo. No debería faltar», aconseja Siebenländer. Para un colgante de pared, se pueden necesitar fácilmente entre 100 o 150 metros, es decir, una buena cantidad.

Por Nina Kugler (dpa)

 

Advertisement

Destacadas

Estilo de Vida

DTencología

LO MÁS LEIDO....