En relación con los hechos violentos sucedidos ayer en Caracas durante los actos de celebración del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana, el Gobierno de España reitera su firme condena a la utilización de cualquier tipo de violencia con fines políticos y desea a los heridos una pronta recuperación.

​La grave crisis que atraviesa Venezuela, demanda una salida pacífica, democrática y negociada entre venezolanos, en el marco del Estado de Derecho, salida en la que el retorno a la institucionalidad democrática, el respeto a los derechos humanos, la liberación de los presos políticos y la atención a las apremiantes necesidades de la población deben ser elementos fundamentales.