Foto: flocutus.de/dpa-tmn

(dpa) – Bangkok es conocido por sus templos espectaculares, sus palacios y su vibrante vida nocturna. Pero también es un paraíso para los amantes de la comida callejera. Estos son algunos de los lugares donde se puede comer mejor, de acuerdo con el blog del alemán Florian Blümm, que vivió cinco años en la capital tailandesa:

Un buen lugar es cerca de Khaosan Road, donde se reúnen mochileros y turistas. Sobre la misma calle es difícil encontrar puestos de comida auténtica. Pero en los alrededores hay varios. “Sólo hay que caminar unos diez minutos más”, dice Florian.

Encontrar puestos delante de los supermercados

Los puestitos móviles suelen encontrarse delante de los supermercados, 7-Eleven o templos. La oferta es inmensa. Frecuentemente, hay un plato con varias variantes. “Suele haber unos diez potecitos y simplemente hay que señalar lo que se quiere”, dice el bloguero. De esta forma también se puede sortear con elegancia la barrera idiomática, ya que la mayoría de los vendedores sólo habla tailandés.

Algunos de estos platos son un auténtico desafío para el paladar de otras partes del mundo. El “spicy chicken”, por ejemplo, es especialmente picante. “Aún más difícil es la ensalada de papaya”, dice Florian. Esta consiste en papayas sin madurar cortadas en láminas con sopa de pescado u otro añadido. Si bien es un plato dulce, también es muy fuerte. Así que mejor si el vendedor puede hacerle al menos una señal indicándole qué platos son demasiado picantes.

Increíblemente barato

El lema de los fans de la comida callejera es probar de todo. Los platos suelen ser baratos en Bangkok y cuestan entre 30 y 40 bath, es decir, alrededor de un dólar. Por lo general, los puestos ofrecen sin costo un vaso de agua con la comida.

Lo bueno de comer en este tipo de puestos es que, además de la gastronomía, se conoce a las personas del país. Que las sillitas de plástico de estos puestos estén ocupadas sólo por locales es buena señal: significa que la comida es buena y rica. Eso sí, siempre hay que estar atento a que el puesto se vea higiénico.

Los mercados nocturnos

Los mercados nocturnos de la ciudad también cuentan con una amplia oferta culinaria. Uno de los lugares a los que es fácil llegar es el mercado Talat Rot Fai Ratchada. Se encuentra cerca de la estación de metro Thailand Cultural Centre. “Hoy día se ha vuelto demasiado turístico y suele estar repleto”, explica Florian.

El tip secreto es el Talat Rot Fai Srinakarin. Está más lejos, en las afueras, pero vale la pena el recorrido, de acuerdo con el bloguero. “Es completamente auténtico. No se suelen ver turistas por allí”, dice.

Los platos con insectos son una prueba de valentía para muchas personas. De todas formas, no se encuentran en todas las partes de Bangkok y de hecho tampoco en todos los momentos del día. “Es raro, pero los tailandeses comen insectos, dulces o pulpos secos por la noche”, cuenta Blümm, quien recomienda no tener asco al gusto de los bichos. Suelen estar fritos y, según asegura, “tienen gusto a patatas fritas”.