Dejan de fabricar el Segway, que nunca se convirtió en tendencia

78
Foto: Bernd Schoelzchen Kassel/dpa

(dpa) – Se suponía que los Segways iban a iniciar una nueva era en la movilidad, luego de que su inventor proclamara que este vehículo de transporte ligero eléctrico de dos ruedas con autobalanceo controlado iba a suponer una revolución en el ámbito del transporte en las ciudades modernas.

Pero, aunque nos acostumbramos a ver turistas a nuestro alrededor a bordo de estas máquinas, nunca conquistaron realmente el mercado.

Ahora, menos de veinte años después de que fuera lanzado el primer Segway y en medio de un crecimiento de la competencia en el rubro de los scooters eléctricos, la empresa Segways Inc. con sede en Estados Unidos dejará de fabricar este producto, según un comunicado enviado a medios estadounidenses.

El inventor Dean Kamen dio inicio a la compañía en 1999 luego de desarrollar este dispositivo que se ve como una cortadora de césped giratoria y utiliza un pequeño motor eléctrico para transportar a un pasajero de pie unos 50 kilómetros por cada carga a una velocidad de 18 kilómetros por hora.

Su invento, luego conocido como el Segway PT (Personal Transporter), fue desarrollado a un costo de 100 millones de dólares y salió a la venta comercialmente por primera vez en el 2001 a un precio de unos 5.000 dólares.

De todas maneras, a pesar de que la empresa esperaba vender al menos 100.000 unidades en los primeros 13 meses, sólo vendió un total de 140.000 a lo largo de los años, señala un informe de «Fast Company».

Kamen vendió la empresa en 2009 al empresario británico Jimi Heselden, quien murió un año después cuando su propio Segway giró bruscamente sobre un acantilado y cayó al río.

Desde el inicio, los Segways enfrentaron muchas de las objeciones que más recientemente enfrentan los scooters eléctricos lanzados por compañías como Lime y Bird.

Tanto peatones como ciclistas se negaron durante mucho tiempo a compartir su espacio con estas máquinas y los expertos dijeron que los vehículos autobalanceados no ofrecían nada que sus más cercanos competidores no ofrecieron, ya que no eran ni más veloces ni más prácticos que las bicicletas eléctricas o los scooters.

Años después de que el furor se aquietara, el Segway no logró convertirse en un modo de transporte cotidiano y se ve generalmente en grupos de turistas que recorren una ciudad o en guardias de seguridad de un centro comercial.

Como otras formas de transporte, el Segway tampoco permaneció alejado de accidentes y muchos de alto perfil fueron registrados por los medios a lo largo de los años.

El velocista más rápido del mundo Usain Bolt fue golpeado por un camarógrafo en su Segway en un evento de atletismo en 2015, mientras que el entonces presidente de Estados Unidos George W. Bush cayó de su Segway en la casa de sus padres en 2003.

Eso sí. La compañía sigue fabricando muchos productos publicitados como el medio de transporte del futuro, incluidos scooters eléctricos y hoverboards (aeropatines o aerotablas).