Fráncfort, 15 abr (dpa) – El Servicio Alemán de Control de Tráfico Aéreo (DFS) advirtió hoy que durante varios años más se seguirán registrando dificultades en el tráfico aéreo alemán y europeo.

A pesar de una reubicación parcial de hasta 1.100 vuelos diarios en Europa, las demoras causadas por el control del tráfico aéreo se duplicarán este verano, señaló el director general de operaciones del DFS, Robert Schickling.

Según los pronósticos, en el espacio aéreo alemán los retrasos aumentarán de los 1,23 minutos actuales a 2,6 minutos, explicó el directivo.

Sin la redistribución de los vuelos a espacios aéreos más bajos y en torno a Europa central que realiza la Organización Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea (Eurocontrol), estas demoras podrían alcanzar incluso los 6 minutos.

Según Schickling, al servicio alemán le faltan unos 200 controladores aéreos de los 1.800 necesarios. Muchos de estos agentes están actualmente ocupados en la formación de nuevos controladores.

Recién a partir del 2020 se espera un alivio de esta situación cuando se sume el nuevo personal al servicio.

“2019 será un año muy difícil”, aseguró Schickling. La formación de un piloto lleva unos cuatro años.

El DFS, la empresa de aviación alemana Lufthansa y el Fraport, operador del aeropuerto de Fráncfort, presentaron hoy nuevamente medidas para evitar congestionamientos este verano.

Además de una serie de medidas operativas, en particular, se quiere incrementar el número de personal, añadir más aviones y fijar lapsos de tiempo más amplios para garantizar un tráfico más fluído.

La primera oleada de vuelos al comienzo de las vacaciones de Pascua en el fin de semana pasado se llevó a cabo sin inconvenientes.

También la Policía Federal germana resaltó el esfuerzo realizado por el personal de control de personas y equipaje, que permitió evitar en el aeropuerto de Fráncfort largas esperas.