Buenos Aires, 10 oct (dpa) – La Justicia argentina condenó hoy a cinco años y ocho meses de prisión a Julio De Vido, el influyente ex ministro de Planificación Federal de los gobiernos kirchneristas, por su responsabilidad en una tragedia ferroviaria en la que murieron 51 personas y una por nacer.

Después de casi 13 meses de juicio, los tres jueces que integraron el Tribunal Oral Federal Nro. 4 opinaron a De Vido fue responsable del delito de administración fraudulenta en perjuicio del Estado, por tratarse del funcionario que manejó durante 12 años los fondos destinados al funcionamiento del transporte público de pasajeros.

“Es una condena histórica”, dijo a la prensa Paolo Menghini, padre de un joven fallecido en la tragedia, al finalizar el juicio.

De Vido, de 68 años, escuchó el veredicto en una prisión de la localidad bonaerense de Marcos Paz, en la que se encuentra arrestado por su supuesta responsabilidad en otras investigaciones abiertas ante presuntos delitos de corrupción durante su gestión al frente del desaparecido Ministerio de Planificación Federal.

“Estoy en prisión por una decisión política del presidente (Mauricio) Macri”, afirmó el ex funcionario al pronunciar las últimas palabras antes de la sentencia.

El 22 de febrero de 2012 un tren de cercanía (suburbano) chocó contra el andén cabecera de la estación terminal de Once en la ciudad de Buenos Aires. Por el impacto murieron 51 personas, más una por nacer, y otras 789 sufrieron heridas.

“La sentencia trae un poco de alivio, pero fueron muy pocos los años” de prisión a los que fue condenado De Vido, opinó al canal Todo Noticias Natalia Meza, sobreviviente de la tragedia.

Meza fue la última persona herida en ser rescatada del tren. “Tuve encima mío un hombre fallecido más de una hora y aún no sé su nombre”, recordó.

El fallo judicial también estableció la inhabilitación perpetua de De Vido para ejercer cargos públicos.

Los familiares de las víctimas anunciaron que apelarán la sentencia a una instancia judicial superior porque el ex ministro resultó absuelto de la acusación de “estrago culposo agravado”, un delito que contempla la responsabilidad de una persona frente a un daño de grandes proporciones que haya provocado un peligro común.

El que finalizó hoy fue el segundo juicio derivado de la tragedia ferroviaria. En un primer proceso fueron condenados a penas de prisión los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, y el presidente de la empresa concesionaria del servicio de trenes Claudio Cirigliano, entre otros.

Según la Justicia, el choque fue causado por una suma de factores vinculados con la falta de inversión para el mantenimiento de la línea de tren Sarmiento, a la que pertenecía la formación accidentada, y problemas de seguridad en los recorridos ferroviarios.

Diferentes informes técnicos determinaron que “el deplorable estado” del servicio ferroviario en aquel momento, como también la falta de mantenimiento y la inexistencia de control a la empresa concesionaria.