¿Cómo elegir unos buenos auriculares de alta fidelidad?

108

Unos buenos auriculares de alta fidelidad ofrecen un sonido limpio y sin distorsiones que mucho usuarios aprecian. Y no solo los audiófilos se pueden beneficiar de unos cascos HIFI, sino que cualquiera notará la diferencia en cuanto a calidad de sonido. Incluso si buscas unos auriculares para ver TV, para jugar o para hacer ejercicio, la alta fidelidad te ofrecerá una experiencia sonora que no creerás que era posible.

Para que elijas el par de auriculares que más te conviene, hemos elaborado esta guía de compra. Encontrarás que la elección no es tan complicada. No obstante, también puedes consultar este artículo especializado, donde encontrarás toda la información relevante y también una review comparativa sobre los mejores auriculares HIFI del mercado.

¿Qué es HIFI?

Se trata de un estándar de calidad para la reproducción de sonidos fieles al original. Las siglas HIFI provienen del inglés High Fidelity y sirven para diferenciar los dispositivos de baja calidad de los que brindan un mejor sonido, en el que las distorsiones y los ruidos son mínimos.

Los audiófilos y amantes de la música son los que más buscan un sonido HIFI. No obstante, los cascos de alta fidelidad también son muy buscados por cinéfilos que quieren disfrutar las películas y series al máximo. Asimismo, los gamers aprecian detalles sonoros que incluso pueden ayudarlos a jugar mejor. Y como ellos hay muchos más que simplemente buscan la mejor calidad de sonido para disfrutar de su música favorita mientras trabajan, hacen ejercicio o cualquier otra actividad cotidiana.

¿Cómo elegir los mejores auriculares de alta fidelidad?

Si quieres invertir tu dinero de manera inteligente, ten en cuenta estos aspectos antes de comprar unos auriculares de alta fidelidad.

Tipos

Lo primero que debes decidir es qué tipo de auriculares prefieres según tus necesidades y tu presupuesto. Existen tres tipos básicos de auriculares: in-ear, on-ear y over-ear.

Los auriculares in-ear son los que se introducen en el oído. Estos a su vez se dividen en dos subtipos: los in-ear internos o intraurales, que se introducen en el conducto auditivo interno; y los clásicos de botón que van en el oído externo. Ambos ofrecen la ventaja de ser pequeños y generalmente más baratos. No obstante, no cuentan con la misma calidad sonora que otros tipos de auriculares más grandes.

Los cascos over-ear o circumaurales son los típicos grandes de diadema. Los auriculares se apoyan sobre la cabeza, rodeando las orejas por completo. En consecuencia, son muy buenos aislando el sonido y ofrecen una buena calidad sonora, además de que son bastante cómodos. Sin embargo, son muy grandes y algunos usuarios no apreciarán esto.

Los auriculares on-ear son parecidos a los over-ear porque también son de diadema. La diferencia es que los auriculares on-ear se apoyan sobre las orejas, así que no las rodean por completo. Esto permite que el sonido se escape y que los ruidos exteriores penetren con mayor facilidad. No obstante, son más pequeños y compactos que los over-ear.

Abiertos o cerrados

Los cascos on-ear y over-ear pueden ser abiertos o cerrados. En los abiertos, no hay una estructura que recubra y aísle los auriculares, por lo que el sonido se escapa y también los ruidos externos pueden escucharse fácilmente. Por otro lado, tienen la ventaja de que el sonido que producen es más natural y se escucha mejor.

Los cascos cerrados tienen un diseño en el que los auriculares por los que sale el sonido están recubiertos o aislados. De esta manera, los demás no podrán escuchar lo que se está reproduciendo y además son mucho más eficientes eliminando los ruidos externos. Producen un sonido de calidad pero, debido a su diseño, este no se percibe tan natural como en los cascos abiertos.

Con cable o inalámbricos

Este es también un aspecto muy importante a tener en cuenta. Los cascos inalámbricos con Bluetooth ofrecen la obvia ventaja de que no están sujeto a un cable, así que puedes moverte con tranquilidad. Por ejemplo, puedes ver TV desde tu cama aún si el televisor está muy lejos, puedes escuchar música desde dispositivos relativamente lejanos y caminar con independencia por la casa.

No obstante, los cascos inalámbricos funcionan con baterías y generalmente tienen una autonomía de unas pocas horas, así que después de ello tendrás que ponerlos a cargar. Además, pueden sufrir interferencias si te alejas demasiado del dispositivo fuente.

Unos cascos con cable permiten escuchar música y ver TV sin preocuparse por la duración de la batería. Por otro lado, los audiófilos más empedernidos prefieren este formato porque así pueden escuchar archivos de audio más pesados y de mejor calidad que los archivos compatibles con Bluetooth.

Cancelación de ruido

Es muy molesto tener que subir el volumen de los auriculares por ruidos externos. Además, usar unos cascos con un volumen muy alto puede dañar severamente los oídos. Si quieres usar los auriculares en el transporte público o para viajar, deberías considerar unos con tecnología de cancelación de ruido.

Los auriculares in-ear internos y los over-ear cerrados ofrecen buen aislamiento gracias a sus diseños. Pero esto solo atenúa el ruido exterior. Existen otras propuestas con cancelación de ruido activa, tecnologías que permiten eliminar los ruidos no deseados para reducir las perturbaciones al mínimo. No obstante, debes saber que estos sistemas encarecen los auriculares. Compra unos cascos de este tipo solo si estás seguro de que vas a usar la función de cancelación de ruido activa.

Comodidad

Al comprar un par de auriculares no solo debes preocuparte por cómo suenan, sino también por cómo se sienten. Algunos cascos de mala calidad hacen que las orejas se calienten y duelan, incluso pueden provocar dolores de cabeza. Procura elegir modelos de gran calidad, hechos con buenos materiales.

Características técnicas

No está de más echarle un vistazo a algunas características técnicas para asegurarnos de que los auriculares son de calidad:

  • Impedancia. Se trata de la resistencia a la corriente eléctrica y se mide en ohmnios (ohm). A menor impedancia, mayor volumen. No obstante, una menor impedancia no necesariamente significa más calidad. Los cascos comunes generalmente tienen entre 16 y 32 ohm, pero los de nivel profesional pueden llegar a tener hasta 70 ohm.
  • Frecuencia. El rango de sonidos total que pueden reproducir los auriculares, desde los graves hasta los sonidos más agudos. Se mide en hercios (Hz) y el oído humano solo es capaz de escuchar sonidos entre los 20 Hz y los 20.000 Hz. Si un par de auriculares ofrece un rango más amplio sabrás que en realidad no hay ninguna diferencia.
  • Sensibilidad. Se refiere a la intensidad o potencia del sonido. Se mide en decibelios (dB) y no se recomiendan cifras mayores a los 100 dB puesto que pueden dañar el oído humano.