Cómo climatizar la piscina y ahorrar al mismo tiempo

249

Elegir la mejor forma de climatizar una piscina no es una tarea fácil. Es fundamental ponerse en manos expertas para elegir el mejor sistema que permita elevar la temperatura del agua teniendo en cuenta diferentes aspectos, como el uso que se le quiere dar a la piscina, la ubicación de la misma, la profundidad o el coste económico.

Hay equipos de climatización de piscinas para cada una de estas situaciones, como bombas de calor, calentadores eléctricos, intercambiadores de calor, paneles solares, cubiertas, humificadores y un sinfín más de productos que permiten dejar a un lado la idea de que la piscina solo se usa en verano cuando hace calor.

Consejos para climatizar la piscina

Para empezar, es importante conocer que no es lo mismo instalar equipos de climatización en una piscina cubierta que en una al aire libre. También hay que tener en cuenta si la piscina que se va a climatizar va a ser utilizada durante todo el año, solo para alargar la época de baño o para elevar la temperatura del agua en verano.

Del mismo modo, no es lo mismo climatizar una piscina situada en un lugar frío que otra situada en una zona más templada, ya que en zonas frías es aconsejable un climatizador de gas o eléctrico. También, influye el viento y la profundidad de la piscina. Por todo esto, es conveniente hacer un estudio de las condiciones de la piscina y su ubicación, así como de las necesidades del cliente para elegir el equipo de climatización más indicado.

Cubiertas para todo tipo de estaciones

A la hora de climatizar la piscina, hay que tener en cuenta tres aspectos importantes. Por un lado, las cubiertas que se utilizan para conservar la temperatura del agua, por seguridad o por limpieza. Existen diferentes tipos de cubiertas, entre ellas, están las cubiertas solares, también llamadas cubiertas de burbujas.

Este tipo de cubiertas están hechas, normalmente, de plástico, flota sobre el agua de la piscina y mantiene o aumenta la temperatura. Se utiliza en épocas de baño e impide que el agua se evapore por el calor excesivo.

Por otra parte, las cubiertas bajas están hechas con distintos materiales y pueden ser fijas o movibles. Además, cumplen dos funciones, ya que son cubiertas que elevan la temperatura del agua y que proporcionan seguridad ante la presencia de niños o animales, por ejemplo.

Un inconveniente que tienen este tipo de cubiertas es que para estar en el interior de la cubierta se tiene que estar dentro del agua. Esto no sucede con las cubiertas elevadas, que cumple con las mismas funciones que las bajas, pero sí se puede estar en el interior de la cubierta sin estar dentro del agua.

Todos los tipos de cubiertas se pueden hacer a medida o comprarlas directamente con una medida ya establecida. Las cubiertas permiten mantener la temperatura durante la época estival, pero fuera de ella, no calienta el agua. Para ello, es necesario comprar uno sistemas de calefacción específicos.

Sistemas de calefacción adecuados a cada uso

Los sistemas de calefacción es la opción más eficaz y económica para calentar el agua de la piscina. Existen varios tipos de sistemas, entre los cuales se encuentran las bombas de calor. Estos sistemas contienen la energía solar presente en el aire y funciona de una forma muy sencilla. Se utiliza el aire y se traspasa al agua de la piscina a través de una bomba de calor.

El único inconveniente es que solo funciona con temperaturas exteriores superiores a 5º o 10º. Si hay menor temperatura, existen bombas de calor para todo el año, pero no es lo más frecuente. Por tanto, es un sistema de calefacción para prolongar la época de baño, pero no para climatizar la piscina y utilizarla durante todo el año.

Por otro lado, también están los calentadores eléctricos donde se emplea la energía eléctrica para elevar la temperatura del agua de la piscina gracias a un calentador. En el caso de los intercambiadores de calor, se utiliza gas natural, gas propano o fuel para calentar el agua. Para ello, se establece una especie de circuito para que el agua llegue a la caldera y retorne a la piscina ya calentada.

Paneles solares, la opción más ecológica

En cambio, el uso de paneles solares es la opción más económica y ecológica de elevar la temperatura del agua. Se utiliza la energía solar. Por ello, tiene como inconvenientes su dependencia directa del sol y la necesidad de un espacio grande para poner las placas solares. Asimismo, las placas solares y la piscina tienen que estar lo más próximas posibles, ya que, de lo contrario, se estaría perdiendo el calor.

Es importante conocer que los paneles solares de polipropileno están diseñados para elevar la temperatura del agua de las piscinas, son sencillos de instalar y más económicos que otras placas solares.

También, cabe señalar la función de los deshumidificadores que se encargan de regular la humedad de la piscina, ya que el rango ideal de higrometría está entre un 60 y un 70%. Esto se debe a que si está por encima del 70% fomenta la aparición de moho y por debajo del 60% el aire es bastante seco lo que puede resultar molesto para los bañistas.

Como consejo para elegir el mejor equipo de climatización para la piscina cabe destacar que los calentadores eléctricos y los intercambiadores de calor son más económicos de instalar, pero consumen mucho más que las bombas de calor, que tienen un precio inicial más alto. Sin embargo, tiene como ventaja que consumen mucho menos. En cambio, emplear energía solar tiene un coste inicial muy elevado, pero no existe un consumo, ya que funciona con la luz del sol.