«Ciberestafadores» en Documentos TV

0
152

‘Documentos TV’ se acerca esta semana a la figura del ciberdelincuente. Muchas personas creen haber conocido el amor verdadero en internet y caen en redes de estafadores que les engañan para ganar dinero.

Detrás de estos timadores de bajo perfil se esconden peligrosas organizaciones criminales internacionales, que operan a gran escala en el ámbito financiero y utilizan a las víctimas para actividades delictivas en el tráfico de drogas, prostitución y lavado de dinero

“Estaba ciegamente enamorada de Daniel. Me cantaba canciones de amor cinco veces al día”. María fue una de las miles de personas que creyeron haber encontrado al amor de su vida por internet. Pero Daniel no resultó ser el dulce soldado americano al que le envió miles de dólares durante meses. El estafador de María se encontraba en un cibercafé de África occidental desde donde suplantaba la personalidad de un marine de Estados Unidos, al que le habían robado sus fotografías y con las que conseguía el dinero de sus víctimas, esparcidas por todo el mundo. “Los delincuentes que se dedican a eso son, en su gran mayoría, desempleados, pero son muy astutos, muy inteligentes”, asegura un agente de la Unidad contra el crimen económico y organizado de Ghana.

Pero lo que comenzó como simples estafas desde África occidental se han transformado en un negocio delictivo a gran escala. Detrás de estos aprendices se esconden auténticas organizaciones criminales de ámbito internacional, que se han introducido en el negocio de las grandes estafas corporativas. “La ciberdelincuencia es la mayor amenaza que existe hoy en Internet, estamos hablando de 12.000 millones de dólares en cinco años”, afirma uno de los expertos en ciberseguridad que investiga estafas en la red.

La ciberestafa se ha convertido en una peligrosa actividad de criminales que, además, utilizan a sus víctimas para ejecutar acciones delictivas en el lavado de dinero, prostitución o en el tráfico de drogas. Es lo que le ocurrió a Peter Strand, un jubilado australiano que fue detenido en el aeropuerto cuando portaba una bolsa con dos kilos de cocaína, víctima de una estafa romántica de manual. Peter se enamoró de alguien que no existía.