Católicos alemanes reúnen firmas contra la prohibición del Vaticano

Bonn/Wurzburgo (Alemania), 27 mar (dpa) – Representantes de la Iglesia católica entregaron hoy una lista de firmas a altos cargos del clero en Alemania tras la prohibición del Vaticano de bendecir a las parejas homosexuales.

«Lo hacemos con la esperanza que las parejas del mismo sexo que se aman no tengan en el futuro solo la posibilidad de una bendición eclesiástica, sino total reconocimiento», dijo el párroco de la Universidad de Wurzburgo, Burkhard Hose, en la antesala de la presentación ante el Comité Central de los Católicos Alemanes en Bonn.

Casi 2.600 personas de todos los grupos pastorales y de todas las diócesis de Alemania se unieron a la acción. «El fuerte eco que generó nuestra acción entre figuras importantes de la Iglesia católica es una prueba más del sufrimiento al que están sometidos muchos de ellos», dijo Hose.

Entre quienes apoyan la acción hay sacerdotes, religiosos, teólogos, así como referentes pastorales y parroquiales. Con su firma declaran su voluntad de seguir bendiciendo a las parejas del mismo sexo.

«Muchos de los que ya lo hicieron en el pasado enfrentaron consecuencias disciplinarias. Esperamos que esto no ocurra en el futuro. Quien bendice no puede ser castigado por ello», afirma una declaración de Hose y del también sacerdote Bernd Mönkebüscher, que lanzaron la campaña #mehrSegen («más bendiciones») el 15 de marzo.

La lista será entregada al obispo Helmut Dieser y a Birgit Mock, que presiden el foro sinodal «Sexualidad y pareja». Los dos dejaron en claro el sábado que el debate es bien recibido.

En una declaración conjunta, señalaron que las firmas «son una advertencia y un encargo para el debate en el Camino Sinodal», como se llama el proceso de reforma que se está llevando a cabo en la Iglesia católica de Alemania y que se ocupa de cuestiones como el celibato y la moral sexual católica.

Añadieron que la idea es discutir este tema y trasladarlo lo antes posible a Roma. La posición romana «generó irritación y enojo», dijo el obispo Dieser.

«El reconocimiento de la sexualidad, con sus múltiples dimensiones y cambios en el transcurso de la vida, beneficia también, en última instancia, la valoración del sacramento del matrimonio entre un hombre y una mujer», indicó, según el comunicado difundido hoy.