Borussia Mönchengladbach aún lamenta su eliminación europea

111
Foto: Marius Becker/dpa

Mönchengladbach (Alemania), 13 dic (dpa) – Los jugadores del Borussia Mönchengladbach todavía deben sentir vergüenza tras ver cómo su rival, el Basaksehir de Estambul, le derrotaba en casa por 2-1 y lo dejaba fuera de la competición en el último partido de la fase de grupos de la Europa League.

Mientras el Mönchengladbach lidera la Bundesliga, la amarga derrota fue interpretada por el lateral derecho Stefan Lainer: «Quizás ya habíamos agotado nuestra suerte en esta competición».

El equipo turco se impuso a los alemanes en el minuto 90 de partido gracias a un gol de Enzo Crivelli, que además le valió a su equipo el primer puesto del grupo J y a los alemanes la tercera posición y la eliminación.

Anteriormente, el Mönchengladbach había tenido la suerte de mantenerse vivo en la competición gracias a marcar en los últimos minutos de algunos de sus partidos: contra su rival turco en Estambul, que supuso el empate 1-1, y en dos ocasiones contra la Roma, que le reportó al equipo alemán un empate 1-1 y una victoria 2-1.

El líder de la Bundesliga llegaba a la jornada europea después de demostrar su mentalidad ganadora frente al Bayern Múnich, al que se impuso el pasado sábado por 2-1, gracias a un gol de Ramy Bensebaini conseguido en el tiempo añadido. Y ahora sucede esto.

«Eso fue completamente innecesario», se lamentaron Lainer y su compañero Patrick Herrmann. Contra los turcos, que durante gran parte del partido se mostraron totalmente inofensivos, el Mönchengladbach fue claramente superior y mostro más decisión.

Más allá de la ventaja del gol de Marcus Thuram, en el minuto 33, el equipo alemán apenas tuvo más oportunidades de gol, sobre todo porque se malograba el pase decisivo ante la portería. Sin embargo, el liderato del grupo estuvo en sus manos, ya que al mismo tiempo la Roma jugaba contra el Wolfsberger austriaco, que acabó en empate 2-2.

A diferencia de lo ocurrido en muchos partidos en lo que va de temporada, al Mönchengladbach le salieron mal muchas cosas. El portero Yann Sommer, muy decisivo en lo va de temporada, cometió un error crucial antes de que Irfan Can Kahveci lograra el empate en el minuto 44.

El gol que supuso el 2-1 definitivo fue precedido por una probable falta del equipo turco, y después a los jugadores alemanes se les negó un penal.

«No conseguimos nuestro objetivo. Eso no sienta bien y es una gran decepción», se quejó el técnico Marco Rose, que sumaba así un nuevo fracaso con su equipo, tras la eliminación en la Copa Alemana frente al Borussia Dortmund. Antes del parón invernal, el objetivo era pasar a la siguiente ronda en ambas competiciones.

La Bundesliga es ahora decisiva para el Mönchengladbach, empezando por el partido que disputa el domingo en el campo del Wolfsburgo, y se espera una reacción como ocurrió varias veces esta temporada tras un revés.

Tras el viaje a Wolfsburgo, el Mönchengladbach recibe al Paderborn y luego visita al Hertha Berlín antes de la pausa invernal. Si el equipo no recupera su buena racha, la euforia podría convertirse rápidamente en decepción.

Pero Herrmann avisa: «Ya demostramos esta temporada que sabemos contraatacar».