Berlín, 11 mar (dpa) – El Gobierno alemán manifestó hoy su protesta porque varios corresponsales alemanes en Turquía de momento no recibieron un nuevo permiso de trabajo en ese país.

“Este rechazo de las acreditaciones es incomprensible para nosotros”, dijo hoy el portavoz gubernamental Steffen Seibert en Berlín. Por eso se tomó conocimiento con pesar y falta de comprensión que dos periodistas debieran abandonar Turquía a causa de ello, apuntó.

La situación no se resuelve con su partida, señaló Seibert. “Continuaremos representando sus intereses”, añadió el portavoz germano.

El corresponsal de la cadena de televisión ZDF Jörg Brase y el reportero del “Tagesspiegel” Thomas Seibert partieron el domingo de Turquía.

Ambos habían sido informados por la oficina de prensa en Ankara hace cerca de una semana -al igual que un reportero de la cadena alemana NDR que no residía permanentemente en el país- que no se les concedía una nueva acreditación, sin que las autoridades turcas precisaran los motivos para esta decisión.

En Turquía las credenciales de prensa de los corresponsales extranjeros expiran anualmente a fines de diciembre y deben ser nuevamente solicitadas. Las acreditaciones valen como permiso de trabajo, pero también como base para para la emisión de un permiso de residencia.

El portavoz Seibert subrayó que la libertad de opinión y de prensa es un bien muy preciado. “Esto significa que por principio a los periodistas se les posibilite en Turquía el libre ejercicio de su profesión”, manifestó. Asimismo, el portavoz gubernamental aseguró que desde el Gobierno alemán continúan en estrecho contacto con las autoridades turcas.

Por su parte, la jefa de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer, ve pocas posibilidades de un mayor acercamiento de Turquía a la Unión Europea (UE) debido a la disputa por las acreditaciones para periodistas germanos en ese país.

“Siempre dijimos que vemos una asociación especial con Turquía”, declaró hoy Kramp-Kerrenbauer a la emisora de noticias Welt. Sin embargo, debido a la decisión del Gobierno turco de no acreditar a periodistas independientes, Turquía se distancia de ese proceso, consideró la sucesora en la presidencia de los democristianos de la canciller germana, Angela Merkel.

“Por eso, si este comportamiento continúa, debemos hablar de si realmente tiene sentido impulsar un proceso en el que uno de los socios emite señales muy claras de que ya no comparte de ningún modo o apenas comparte los valores al respecto que mantenemos en alto en Europa”, aseveró Kramp-Kerrenbauer.

Durante semanas diplomáticos de alto rango y políticos se esforzaron tras bambalinas por los corresponsales alemanes en Turquía, de los cuales muchos siguen esperando sus nuevas credenciales de prensa.

El jefe de la fracción de los conservadores en el Parlamento Europeo, Manfred Weber, ya había calificado durante el fin de semana como inaceptable el rechazo a otorgar nuevas acreditaciones de prensa.

“Esto muestra una vez más cómo el país se aleja de la UE. Turquía no encaja en la UE”, escribió el político de la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU) en Twitter.